• Regístrate
Estás leyendo: España y el cambio de presidente
Comparte esta noticia
Martes , 20.11.2018 / 22:46 Hoy

Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

España y el cambio de presidente

Víctor Manuel Sánchez Valdés

Publicidad
Publicidad

Juan Linz un politólogo de la universidad de Yale, mencionaba que los regímenes parlamentarios eran mucho mejores que los presidencialistas para procesar las crisis políticas, sobre todo las que tenían que ver con el ejecutivo. Lo sucedido en España en días pasados refuerza dicha hipótesis debido a que, en menos de tres días, el Congreso de los Diputados dio paso a una moción de censura que removió de la presidencia al conservador Mariano Rajoy y puso en su lugar al socialista Pedro Sánchez.


Todo ello sin la necesidad haber convocado a elecciones y sin que hubiera protestas multitudinarias. Es decir, bastó que un partido que le había dado su confianza a Mariano Rajoy hace unos meses el Partido Nacionalista Vasco (PNV), se la retirara y se lo otorgara al socialista Pedro Sánchez, para que la presidencia del gobierno, pasara de uno a otro. Y que, además, todos los actores entendieran que el proceso de sustitución formaba parte de las reglas del juego.


En realidad, este cambio de poder inusitado, es consecuencia directa de la modificación de las preferencias políticas en España, ya que pasaron de ser un sistema bipartidista en donde el PSOE y el PP se alternaban en el poder, a uno en donde hay dos nuevos partidos importantes, que se suman a los dos anteriores: Ciudadanos y Podemos.


Por tal motivo, es complicado que uno de estos cuatro partidos logre mayoría en el Congreso, por lo que para gobernar requieren hacer alianzas parlamentarias. El gran problema de Rajoy y el Partido Popular es que, desde el inicio, su gobierno dependió de una alianza muy inestable. De hecho, en su investidura Rajoy ni siquiera logró los votos de la mayoría de los diputados, sino que fue nombrado gracias a la abstención del PSOE y los votos a favor del PP, Ciudadanos y en PNV.


Hoy quienes le permitieron llegar al poder, es decir PNV y el PSOE son los mismos que lo sacan del poder. Sin embargo, lejos de ser una victoria para Pedro Sánchez y el PSOE, su permanencia en la presidencia es un juego contra reloj porque para mantenerse en la presidencia tendrá que mantener contento a Podemos y a los partidos regionalistas de España y será difícil que puedan cumplir todas sus exigencias.



victorsanval@gmail.com / @victorsanval

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.