• Regístrate
Estás leyendo: Elecciones: saber perder
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 23:06 Hoy

Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

Elecciones: saber perder

Víctor Manuel Sánchez Valdés

Publicidad
Publicidad

Uno de los síntomas que deja entrever la baja cultura democrática de la clase política mexicana, es la frecuencia con la que ponen en entredicho los resultados de una elección, aún cuando no tengan elementos suficientes para hacerlo. Un principio básico de las democracias es que la posibilidad de que cualquiera de los contendientes tiene oportunidades de ganar y perder, por tanto la derrota siempre es posible. No quiero afirmar, que en todos los casos negarse a reconocer un resultado esté mal, sin duda México no está exento de fraudes y trampas en el proceso, de hecho, suelen ser comunes, sin embargo, cuando se ve que la mayor parte de los procesos electorales de este país se judicializan, es claro que tenemos un problema de cultura política.


En cambio, en otras democracias es casi una obligación reconocer públicamente el triunfo del oponente, cuando existen elementos suficientes para pensar que dicha victoria es irreversible. Se me viene a la mente la elección presidencial de los Estados Unidos en 2004, cuando en su discurso el candidato a vicepresidente demócrata John Edwards, se negaba a reconocer la victoria de George W. Bush. Fue ahí cuando el propio establishment demócrata obligó al candidato presidencial y senador John Kerry a reconocer la victoria del Bush. Dicho de otra forma, para mantener la estabilidad, los actores políticos presionan a sus candidatos para que acaten las reglas y los resultados.


A nadie le gusta perder, pero las democracias necesitan de demócratas que sepan acatar las reglas del juego y tengan la madurez política de reconocer que otra persona ha sido preferida por los electores. Ya que, de no ser así, se genera encono social, se pierde la confianza en las intuiciones y en las reglas democráticas y se desperdician recursos públicos en atender impugnaciones que no tienen sustento. Derivado de lo anterior, es importante que como ciudadanos exijamos a los candidatos derrotados que desean impugnar un resultado, que presenten pruebas fehacientes y suficientes que sustenten que hubo irregularidades en el proceso, ya que de lo contrario, nos estaremos convirtiendo en piezas del ajedrez político que los partidos utilizan para lograr sus propios intereses. 


victorsanval@gmail.com / @victorsanval

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.