• Regístrate
Estás leyendo: Aprender de la mudanza del INEGI
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 13:34 Hoy

Columna de Víctor Manuel Sánchez Valdés

Aprender de la mudanza del INEGI

Víctor Manuel Sánchez Valdés

Publicidad
Publicidad

Ahora que se ha planteado la mudanza de decenas de Secretarías y dependencias de la Ciudad de México hacía otras ciudades del país, por parte del próximo presidente Andrés Manuel López Obrador, es conveniente analizar el proceso de migración de la sede del INEGI que se llevó a cabo en los años 80, ya que la misma nos podría dar lecciones sobre las dificultades y la forma en la que se pueden desarrollar estos procesos de mudanza. 

 
La primera lección, es que se trata de un proceso que dura años y difícilmente se podrá concretar en pocos meses. Por ejemplo, la mudanza del INEGI duró más de cuatro años, de 1985 a 1988. Además, es justo decir que la mudanza no fue completa, muchas unidades y áreas del Instituto permanecieron en la Ciudad de México y siguieron ocupando la misma cantidad de oficinas en la capital, es decir, más que un proceso de mudanza, en realidad fue una expansión planificada de las actividades del INEGI hacía Aguascalientes. 

 
La segunda lección es que se trata de un proceso costoso, en Aguascalientes no existían inmuebles del tamaño que requerían para rentarlos e instalar las oficinas, por lo que se tuvo que construir los edificios, hacer las adecuaciones, mover y comprar mobiliario, equipar los edificios, instalar redes eléctricas y de comunicación, entre otros gastos. 


La tercera lección es que se debe pensar en el personal, cosa que hasta el momento el equipo de López Obrador no ha hecho de forma correcta, porque en los funcionarios priva la incertidumbre. 


En cambio, con la mudanza del INEGI los funcionarios tuvieron una hoja de ruta clara, sabían cuando, de forma escalonada, les tocaría migrar a Aguascalientes, de hecho, el gobierno preparó el terreno generando desarrollos habitacionales para albergar a las familias de los funcionarios, es decir, no sólo se invirtió en la mudanza del organismo, también en la mudanza de sus empleados. 

 
La cuarta y última, es que el proceso de mudanza en sí misma implica trabajo y esfuerzo, en los 80’s el Gobierno mexicano se enfocó en este proceso en el que tuvo que lidiar con muchos obstáculos, por ello, suena complicado pensar en una mudanza masiva con muchos frentes y a la vez garantizar que la marcha de las dependencias sea óptima. 



victorsanval@gmail.com / @victorsanval

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.