• Regístrate
Estás leyendo: ¿Por qué la gasolina cara? La explicación
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 18:47 Hoy

Sin código

¿Por qué la gasolina cara? La explicación

Víctor Hugo Durán

Publicidad
Publicidad

Hace una semana el sur de Tamaulipas fue escenario de una noticia singular, en parte esperada pero cuyo impacto superó muchas expectativas, como fue la apertura de la primera gasolinera extranjera en el estado, inversión de la compañía norteamericana Sunoco, con una estación de servicio en Ciudad Madero.

El evento fue toda una fiesta, distinta a las tradicionales inauguraciones realizadas de cualquier marca y de cualquier tipo. Un concepto de carreras de automóviles con un producto nuevo (aditivado para que el combustible tenga un mayor rendimiento), la presencia de funcionarios de primer nivel en materia energética en el país y autoridades locales.

Posterior a esto, entre la nueva clientela que va a dicha gasolinera a presenciar y ver con sus propios ojos qué novedades ofrece, por otro lado vienen los cuestionamientos y las comparaciones. ¿Por qué se vende al mismo precio que Pemex si se supone que con la Reforma Energética ellos tendrán costos más baratos y accesibles para la población? ¿Por qué no se comercializa como en Estados Unidos?

En el papel las cosas así se fueron proponiendo estas proyecciones de parte del Gobierno Federal a través de la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía. Por algo, esa gestión durante 2014 para cambiar toda la ley y abrirle paso a la liberación de los previos y el arribo de marcas extranjeras.

Lo que detiene al empresario del sector, el que de su propia bolsa pone para traer dicho hidrocarburo desde Texas y Louisiana, para tener una estación en óptimas condiciones, para pagarle a los empleados y con el riesgo de que el producto sea robado en su transportación, son dos puntos.

El primero, la volatilidad en el mercado petrolero a nivel mundial, encareciendo la logística; y el segundo y más importante (al ser un asunto legislativo), el cobro que México le hace a cada inversionista como impuesto, nada más y nada menos que el 40 por ciento de la ganancia, cuando en la Unión Americana la aportación es la mitad.

¿Qué piden los gasolineros? Que los legisladores bajen a la mitad el gravamen. Con esto, si el litro se vende en $16.68, aportar el 20 por ciento provoca que baje 3 pesos la tarifa. Una notoria diferencia.

Así, será bueno que los involucrados, proveedores y consumidores, afectados por igual, planteen esto a los diputados y sendores, los que aún están y los que vendrán. Mantenerse tal cual suena a una recaudación que no se refleja en beneficios para la comunidad.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.