• Regístrate
Estás leyendo: Las contradicciones del gobierno
Comparte esta noticia
Domingo , 22.07.2018 / 10:14 Hoy

Sin código

Las contradicciones del gobierno

Víctor Hugo Durán

Publicidad
Publicidad

La nota de los últimos días ha sido el incremento a tres servicios elementales para los ciudadanos en esta zona, como es la tarifa al agua potable, al precio de la gasolina y a la energía eléctrica. Opiniones tanto de representantes de la sociedad civil como de los empresarios coinciden en el golpe a sus finanzas tanto en el hogar como en los negocios.

Lo anterior abre muchas sospechas del por qué ahora, cuando pasaron las elecciones en Tamaulipas como en 13 estados más y la mayoría de los resultados no fueron tan favorecedores para el partido en el poder, es decir, el PRI, quien de dominar el mapa en buena parte de las entidades federativas ahora solo lo hace en la mitad.

Señalamientos como “la venganza de Peña Nieto” es como intentan nombrar a estos aumentos, mismo que los representantes de las dependencias involucradas, como Comapa Zona Conurbada (hablando localmente), la Secretaría de Hacienda y Pemex, así como la Comisión Federal de Electricidad, han salido a dar los motivos.

Pero más allá de todas las hipótesis y teorías conspiracionales, existe un hecho claro, evidente y contundente, que es el discurso cambiante del Gobierno Federal, el que tanto prometió una mejor economía sin dañar más los bolsillos de la gente.

Basta recordar el 2014, el año que César Camacho Quiroz, entonces dirigente del PRI y hoy líder de la bancada en el Congreso de la Unión, bautizó como “el año reformador”. Los cambios en las leyes en materia energética se dieron, la apertura al capital privado local y foráneo estaba consumada y muchas inversiones se estaban cocinando.

Una de esas promesas de la Federación fue “no habrá más incrementos en el precio de la gasolina, y la luz tendrá un costo más barato y accesible para todos los mexicanos”. No faltaron quién o quiénes se ilusionaron y vieron con mucho optimismo un cambio.

Todo se cayó a finales del año referido. Hay mucho petróleo y se tenía que abaratar el precio del barril, incluyendo la mezcla mexicana, trayendo con esto una contracción económica, los capitales privados tomaron muchas reservas, las petroleras decidieron esperar y muchas de ellas a despedir personal.

Ahora, con la alza a la luz como a los combustibles, se refleja que las actuales autoridades no contaron con más alternativas de crecimiento, tan así que el 2016 se puede conocer como “el año de los recortes”. Lo peor de todo fue caer en la demagogia, en la promesa hueca. El tiempo y las circunstancias hacen ver que se cometieron errores en el hacer, como contradicciones en el decir.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.