• Regístrate
Estás leyendo: La nueva crisis del PRI tamaulipeco
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 13:59 Hoy

La nueva crisis del PRI tamaulipeco

Publicidad
Publicidad

Otro nuevo capítulo sombrío vive el Partido Revolucionario Institucional en Tamaulipas, El panorama que enfrenta para la elección de este año en las alcaldías pero ahora en el bando de la oposición es muy desalentador, con dudas, pleitos, pero principalmente condenado a ser la víctima en la votación de julio próximo.

Enfrentando uno de sus principales desafíos en los 87 años de historia en la entidad, el tricolor se encamina a una campaña donde son demasiadas situaciones en contra y muy contadas a favor, aún resquebrajado por las rupturas en su interior, por las indecisiones de sus dirigentes y los rivales que de alguna manera trabajan para vencerlo.

La realidad por la que pasa el entorno priista tiene su punto inicial al estar muy relegado del Comité Ejecutivo Nacional. El nulo interés de su líder Enrique Ochoa Reza a lo que haga o deje de hacer el dirigente estatal Sergio Guajardo Maldonado y sus allegados se plasma día con día, y en eso se incluye el delegado José Murat, desaparecido tras su nombramiento.

Dichos problemas se le acrecentan al cortarle el Instituto Electoral de Tamaulipas (vía el Congreso local) los recursos para su operación para el proceso ya en curso, que si bien continúan luchando por obtener algo más, debe reagruparse para solventar este inconveniente.

Pero el más significativo surgió la semana pasada con el enamoramiento del PAN para que sus aliados, el Partido Verde y Nueva Alianza, se integraran a una megacoalición en las 43 presidencias municipales, dejándolos solos. Al final no se dio; sin embargo, tendrá que jugársela con lo que le quedó, sin amigos.

El movimiento que se estaba gestando, más allá de ser un alivio la negativa por las repercusiones catastróficas que conllevaría, es una advertencia del partido que ostenta el poder en el estado: vencerlos en las urnas con claridad y autoridad, y si es posible, mandarlo como tercer fuerza, tomando en cuenta que Morena cada día se va fortaleciendo.

Esto es un tema que despertará mucho interés el próximo martes en Ciudad Victoria, su gran (y todavía intocable) bastión, cuando el precandidato José Antonio Meade finalmente visite a los seguidores del PRI tamaulipeco y el mensaje con el que llegará.

Mientras tanto, lo único que le queda al priismo, sean directivos, aspirantes y militancia, es el orgullo que se pone en juego hoy más que nunca. La derrota está no solo latente, sino segura, aunque ahora rozando el nivel de la extinción.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.