• Regístrate
Estás leyendo: La falacia del “voto útil”
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 05:05 Hoy

Sin código

La falacia del “voto útil”

Víctor Hugo Durán

Publicidad
Publicidad

Se acabaron las campañas. 90 extenuantes días para los cargos de elección popular federales y 45 en el caso de los Ayuntamientos tamaulipecos tuvieron su punto final anoche, con los recorridos finales en colonias, los eventos, reuniones públicas y privadas, o bien, aprovechando las plataformas virtuales para terminar con el ciclo.
Hubo de todo, donde para los originarios de esta región la tónica fue inédita, con un ambiente singular. Empatar el proselitismo de diputados federales y senadores con las propuestas a las presidencias municipales resultó un ejercicio sui generis, donde los segundos provocaron un impacto más inmediato como profundo, por estar en juego la reelección.
Además, hubo casos sorpresivos al mostrar trabajo, empeño, organización, ganas de ir a conocer a la ciudadanía, de hablarles de frente, de entender sus problemáticas y de proponer una mejora; en otros casos, su experiencia acumulada en anteriores años quedó demostrada, en tanto que los restantes simplemente pasaron de largo, tema que posteriormente se abordará.
Lo que es un hecho es que entre las discusiones, los señalamientos, las pruebas de corrupción, de mal desempeño como funcionarios, de solapar las decisiones que tienen enojada a la sociedad civil en general, y otros asuntos de una lista que se vislumbraba interminable, se insistió en el “voto útil”.
Un término que los partidos en desventaja en las preferencias exhortaron en mítines, entrevistas, redes sociales y cualquier ventana disponible para opinar, todo con el fin de verse favorecidos. Mucho ruido y poco eco. Al final, todos los sufragios son relevantes, cada uno cuenta, es efectivo, suma para quien la población lo decida, como sucederá este domingo.
El auténtico “voto útil” es aquel que el mexicano aplicará cuando esté en el casilla, cuando la urna esté llena de boletas, cuando la fila desaparezca, cuando se llegue a las 6:00 de la tarde para hacer el conteo y en el mismo se refleje más participación que abstencionismo. Esa debe ser su esencia pura, no la de ir contra tal o cual partido/candidato, una soberana falacia.
Con esto, Tamaulipas y México van este 1 de julio a decidir sus gobernantes. Se escuchó todo lo que tenía que expresarse, debatirse, decirse de frente, exponer y aclarar. El resultado deberá ser respetado, y recordar que un día después hay un país que no tiene motivos para detenerse, que requiere su atención.
Lo único útil es ir a votar; por quien quiera, pero hágalo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.