• Regístrate
Estás leyendo: Dos semanas… y el PAN ya se divide
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 19:51 Hoy

Sin código

Dos semanas… y el PAN ya se divide

Víctor Hugo Durán

Publicidad
Publicidad

Todo era cuestión de que el PAN, ahora como gobierno en Tamaulipas, empezara a repartir cada uno de los puestos, secretarías, subsecretarías, direcciones de organismos públicos descentralizados y afines, para que aquellos que durante tantos años han estado aportando para la institución política en épocas de campaña como en la administración pública, se estén quejando de ser marginados.

El reclamo directo e indirecto va dirigido hacia el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, el mismo a quienes apoyaron no solo en este año que se dio la renovación del Ejecutivo estatal sino desde tiempo atrás cuando mostró sus intenciones de dirigir la entidad, ya sea cuando fue alcalde de Reynosa, diputado local y terminar como senador.

Y son los azules del sur, el que siempre consideran “su gran bastión”, los que pusieron el grito en el cielo. “¿Dónde están la inclusión de personajes de la sociedad civil que tanto prometió serían parte de su gabinete, ese gobierno incluyente del cual habló?”, fue la pregunta que a través de redes sociales están mandando.

En ese sentido, tras ver los perfiles de los secretarios el cuestionamiento nace en que al interior del panismo hay elementos con el mismo o mejor perfil, ya sea para Administración, Desarrollo Rural, Turismo, Desarrollo Social y otras más. “Son más los priistas que tiene en su equipo de trabajo”, argumentan.

El tema también se extiende a otros sectores tamaulipecos. En Nuevo Laredo y Matamoros, lo que al menos esperaban era ver a sus exalcaldes, Carlos Canturosas y Leticia Salazar en un puesto relevante, pero no fue así.

Y aunque faltan más posiciones por cubrir (por acá no hay gente en el Servicio Estatal del Empleo, Itavu, las oficinas fiscales, el Fondo Tamaulipas, las coordinaciones de Sedesol), no se vislumbra algo interesante para el grupo de connotados.

Así, este cambio el cual la ciudadanía apoyó con su voto no se viene reflejando como tal. Lo más grave serán las consecuencias entre la militancia, tan feliz hace meses de encabezar la alternancia por primera vez en más de 80 años de dominio total y absoluto del PRI; para que los que tienen el mando se comporten más como priistas.

Son dos semanas y hay claros indicios de división. Ni de un lado ni del otro se ha dado cuenta que hay trabajo por hacer en el poder, y estructura por fortalecer para el 2018. Mientras esto pasa, el PRI los ve sentado en su cómodo sillón, comiendo palomitas, viendo cómo desde temprano se hacen pedazos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.