• Regístrate
Estás leyendo: ¿Sostenibilidad o Sustentabilidad? (I)
Comparte esta noticia
Miércoles , 26.09.2018 / 00:49 Hoy

De neblinas y Don Goyo

¿Sostenibilidad o Sustentabilidad? (I)

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

A Alfonso Esparza Ortiz con el reconocimiento de la comunidad universitaria

Benjamín Ortiz Espejel, especialista en el Desarrollo Sustentable. Ha dedicado gran parte de su vida profesional, de forma brillante y comprometida, con la promoción y el conocimiento del cuidado de la tierra; de la preservación y vigilancia de la biodiversidad; de la atención y estudio del cambio climático; de la protección y buen uso del agua y de la no contaminación del aire y del medio ambiente en general. Sus investigaciones, trabajos y docencia aunados a la práctica y labores de campo, sintetizan ese compromiso actual y vigente con el desarrollo regional y la sustentabilidad.

Benjamín Ortiz Espejel, es Ingeniero agrónomo por la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco. Maestro en antropología social por el Centro de Investigaciones Superiores en Antropología Social y Doctorado por el Instituto de Ecología A.C. Compartió la vida de grupos campesinos e indígenas desde Chihuahua hasta Tabasco entre 1976 y 1980. Realizó investigaciones sobre uso y percepción de manejo de ecosistemas en La Sierra Norte de Puebla y en el Totonacapan Costero en los años de 1982 a 2000. Entre 1997 y 1999 realizó entrenamiento internacional sobre desarrollo sustentable en Zimbabwe y en Costa Rica.

De entrada en nuestra entrevista, Benjamín, ¿Qué es la Sustentabilidad?: “Sin duda resulta difícil a estas alturas del siglo XXI, poder acotar una definición precisa del término de sustentabilidad. Su uso se ha extendido ampliamente desde que salió a la luz pública de los debates académicos y políticos de finales del siglo XX. El concepto de sustentabilidad nació asociado al informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) llamado “Nuestro futuro común” en el año de 1987, con motivo de la preparación de la Conferencia Mundial que la propia ONU convocó sobre el tema de medio ambiente y desarrollo, celebrada en Río de Janeiro en 1992”.

La sustentabilidad ahí definida, se entendió como “la capacidad de satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las capacidades de las generaciones futuras de satisfacer sus propias necesidades”. Para su aplicación, este concepto proponía tres esferas de acción interconectadas e interdependientes: la del campo de lo ecológico, la de campo de lo económico y la del campo de lo social. De esta suerte de interrelación depende un equilibrio dinámico, a fin de alcanzar un estado de sustentabilidad en territorios y regiones específicas.

Continúa Ortiz Espejel: “Esta primera definición despertó un amplio interés en diversos campos de la ciencia y de la política, debido a que por primera vez se cuestionaba la dinámica del desarrollo económico regional acotada por las específicas condiciones de las dinámicas de los ecosistemas y de las sociedades del mundo en desarrollo. Incluso, algunos autores proponen que se trató del nacimiento de un nuevo paradigma, que implicaba necesariamente enfoques metodológicos de tipo interdisciplinarios y transdisciplinarios, sobre contextos regionales particulares para su adecuada instrumentación”.

Luego entonces, Benjamín, ¿Con qué procesos se relaciona más la sustentabilidad? “Considero que a fin de poder clarificar las ideas que ayuden a entender la propuesta de la sustentabilidad en una dimensión regional, es necesario profundizar con mayor detenimiento en una primera diferencia conceptual y es la que se refiere a los conceptos de ambiente y ecología.

Siguiendo a la definición convencional, podemos considerar que la ecología es la ciencia que estudia las relaciones entre los seres vivos y su entorno y se trata, por lo tanto, de un campo disciplinario, si se nos permite usar esta expresión, de ramas tanto de la ciencia de la biología, como de la geografía.

Esta disciplina tuvo su origen en la segunda mitad del siglo XIX, con los aportes del destacado naturalista alemán Ernst Haeckel y, posteriormente, adquirió un florecimiento a nivel mundial, llegando a constituir todo un enfoque novedoso que logró el ser aplicado en muchas áreas de la sociedad, por su amplio poder de visualización integral de procesos en espacios determinados, por ejemplo surgió la llamada “eco geografía”, “ecología de la mente”, la “ecología urbana”, la “ecología política” y recientemente con la encíclica papal Laudato Si, la “ecología integral” con lo cual arribamos a un verdadero pleonasmo.

De estas circunstancias, nace un nuevo concepto que propone integrar los dos ámbitos normalmente separados en la investigación convencional, es decir, la naturaleza y la sociedad, y de donde surge el concepto de lo ambiental y de lo regional”, concluye en esta parte Benjamín Ortiz Espejel. Terminaremos la entrevista en la próxima…

El último mensaje que nos envió Leonardo Boff: “¿Quién cortará los cuatro nudos gordianos de Brasil?” “Brasil está atado con cuatro nudos gordianos, sin que hasta hoy haya llegado alguien que con un corte lo libre de ellos. Pero llegará un día…”

“El primer nudo gordiano es el etnocidio indígena. Eran cerca de 4 millones. El exterminio los redujo a los 800 mil de hoy. El segundo nudo gordiano es nuestro pasado colonial. Todo proceso colonialista es violento: implica invadir tierras, imponer la lengua, la política, la religión y desestructurar la cultura de los colonizados. El tercer nudo gordiano fue la esclavitud. De 4 a 5 millones de africanos fueron traídos de África como esclavos. Se les ponía en la plaza pública y eran vendidos como “piezas” para utilizarlos como trabajadores en el ingenio azucarero o como sirvientes en las ciudades. El cuarto nudo gordiano, que obnubila la realidad brasilera, es el patrimonialismo asociado a la corrupción. El patrimonialismo significa que las oligarquías consideran como privado el bien público y ocupan altos puestos del aparato del Estado”…

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.