• Regístrate
Estás leyendo: Enrique Tierno Galván
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 23:22 Hoy

De neblinas y Don Goyo

Enrique Tierno Galván

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

A Félix Valbuena de la Fuente

Los Pactos de la Moncloa (que básicamente fueron dos: 1. Acuerdo sobre el Programa de saneamiento y reforma de la economía y 2. Acuerdo sobre el Programa de actuación jurídica y política (éste último no fue firmado por Manuel Fraga Iribarne, ex ministro de Franco y presidente-en esos momentos-del partido conservador Alianza Popular, antecedente del actual Partido Popular de España de J.Ma. Aznar, Mariano Rajoy, y, actualmente, de Pablo Casado).

Fueron los principales instrumentos y estrategias política-social-económica-cultural e ideológicas para construir la democracia posfranquista de 1978 a la fecha, en España La suscribieron, el gobierno de transición de la UCD-de Adolfo Suárez-el congreso de los diputados y de los senadores; los principales partidos políticos; las cámaras empresariales; los sindicatos y centrales obreras; y otras fuerzas políticas minoritarias. Se firmaron, el 25 de octubre de 1977.

En ese contexto, el profesor Enrique Tierno Galván, del PSP con el apoyo del PSOE y de una fracción del PCE, gana la elección para alcalde Madrid, el 19 de abril de 1979 y, con una reelección, hasta el 19 de enero de 1986 en el año en que fallece, a los 67 años en la misma capital madrileña. Se le reconoce, en mucho, como el mejor alcalde que ha tenido Madrid, desde esos tiempos a la fecha.

A quienes ahí nos tocó vivir-como dice nuestra bella y querida Cristina Pacheco-en esos tiempos, fuimos testigos presenciales de los cambios y transformaciones que experimentó una de las grandes musas que inspirara a nuestro vate, el de, oficialmente, Tlacotalpan, Agustín Lara para cantarle aquello de: “Cuando vayas a Madrid chulona mía voy a hacerte emperatriz de Lavapiés 
y alfombrarte con claveles la Gran Vía 
y a bañarte con vinillo de jerez…En “Chicote” un agasajo postimero 
con la crema de la intelectualidad 
y la gracia de un piropo retrechero 
más castizo que la calle de Alcalá…” (junto con “Granada•, “Valencia” y “Murcia”).

Sí, la gratitud a la Vida y a Dios, por dejarnos compartir esa experiencia y más que vivencia con los habitantes de Madrid, con nuestros compañeros y profesores de estudios de posgrados; amigas y amigos; vecinos, latinoamericanos y demás europeos residiendo en Madrid. Familiares y amigos que nos visitaban. Deportistas, artistas, bares, librerías, cañas, monumentos, tapas, museos, verbenas, estadios, conciertos, zarzuelas, plazas, tiendas, baratas, autobuses y circulares, Cole para el hijo; metro, parques, barrios, calles y colegios; universidad Complutense.

La Plaza Mayor (y sus mesones) con la Plaza España, La Puerta de Alcalá y las otras Puertas; el Real Madrid y su Bernabeú y los otros estadios del Atlético y del Vallecas. El embellecimiento del río Manzanares (a los que llenó de vida, de patos, hasta de peces y de paseos y vida) y las avenidas madrileñas llenas de flores, niños y de ensueños. El Correo, Las Cibéles y el Del Prado, como visitas y banquetes especiales y, al ladito: Toledo, El Escorial, Aranjuez, Guadarrama, Segovia, la otra Guadalajara. Y todo, todo ello, lo embelleció, lo humanizó, lo alegró y hasta lo modernizó (al calor del loro, de la movida, junto a las tradiciones y sumando a los distintos Madrides en uno sólo). El “Viejo Profesor” Enrique Tierno Galván supo adentrarse con el rico pasado; construir el humanista juvenil y para los viejos, un presente equitativo y democrático; y, sentar las bases y los ejes de un futuro que hoy-con sus asegunes y problemas como todo organismo vivo-Madrid, ofrece a sus habitantes y al mundo, al hacerla una de las capitales más bellas, humanas, libres y trascendentes que existen para beneplácito y regocijo de todos nosotros.

“Enrique Tierno Galván, el “viejo profesor” que representó la recuperación de las libertades y que fue alcalde de Madrid (1979-1986), falleció hace treinta años, el 19 de enero de 1986, a los 67 años de edad. Relación de algunos de los momentos más emblemáticos de su vida y de los primeros años de la democracia en España, en los que se consolidó el movimiento cultural y social de la “movida madrileña”: 1978.- Profesor y escritor, además de político, fue el encargado de redactar el Preámbulo de la nueva Constitución española. 14 febrero 1978.

Fue presidente de la Federación Mundial de Ciudades Unidas. 31 julio 1979.- Madrileños: “La Villa de Madrid ha sido siempre ejemplo de convivencia cortés en un ambiente limpio”. Así comenzaba su primer bando. 26 febrero 1981.- Pidió a los madrileños “que su altísimo ejemplo cívico no se empañe ni un momento por testimonios de rencor, vituperio o recordación importuna de remotos males y querellas”, durante la manifestación que seguiría a la intentona golpista del 23-F.

1982.- Comienza a aplicarse en la almendra central de Madrid la Operación de Regulación de Aparcamiento (ORA). 31 octubre 1982.- Recibió a Juan Pablo II, el primer papa que pisó suelo español, y a quien entregó las llaves de la ciudad. 8 mayo 1983.- En las municipales fue reelegido por amplia mayoría, con algo más del 48 por ciento (30 concejales). Tierno Galván permaneció al frente del Ayuntamiento hasta su fallecimiento, en 1986. 24 octubre 1983.- Preside los actos de inauguración del centro comercial Madrid-2, La Vaguada. 29 enero 1984.- En tiempos de la “movida, Tierno dijo su famosa frase: “¡Rockeros: el que no esté colocado, que se coloque... y al loro!”, en el Palacio de los Deportes de Madrid, durante la fiesta 24 Horas de Música y Radio organizada por Radio-3 (RNE). 22 septiembre 1984.- Símbolo de la regeneración del río y de Madrid, participó en la suelta de los primeros patos y peces en el río Manzanares.

- De esos años, también se recuerda el día que inauguró en el barrio de La Estrella una calle dedicada al mítico John Lennon (The Beatles), 8 junio 1985.- Su último bando empezaba así: “Los europeos, de suyo avispados y acuciosos, han visto siempre con recelo la antigua fábula del rapto de Europa, pues no quieren verse raptados y prefieren vivir y trabajar en su común hogar”.19 enero 1986.- El alcalde y “viejo profesor”, fallecía en Madrid. Cientos de miles de ciudadanos le despidieron en el sepelio más multitudinario que se recuerda en Madrid. Fueron muchos los que acompañaron su féretro por las calles de Madrid, hasta el cementerio de la Almudena” (eldiario.es (cultura) EFE-Madrid, 19-01-2016).

 victorbacre@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.