• Regístrate
Estás leyendo: El D´Artagnan del periodismo en México
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 18:37 Hoy

De neblinas y Don Goyo

El D´Artagnan del periodismo en México

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

A Paco Prieto por
La Verdad de Leñero

Miguel Ángel Granados Chapa, considero que, junto a los tres mosqueteros del periodismo mexicano en sus últimas cinco décadas, Julio Scherer, Vicente Leñero y Enrique Maza, representan en su conjunto -con cierto paralelismo a los personajes de Alejandro Dumas- en su espíritu caballeresco, de lucha, lealtad y de servicio contra los embates, traiciones y denuestos que, al igual que Athos, Porthos, Aramis y el propio D´Artagnan tuvieron que padecer y enfrentar, y en este caso, ante el poder político y empresarial en 1976 que lideró Luis "Richelieu" Álvarez y que, buscó destruir y liquidar el proyecto de un nuevo Excélsior acorde al cambio y también incipiente nueva realidad de un México más justo, más crítico y más democrático.

Como, en otra ocasión ya escribí aquí, que mi cercanía con Granados Chapa se dio y estableció en la celebración por la obtención del doctorado que había alcanzado Francisco José Paoli Bolio, y por cuyo pretexto fuimos incluidos a la fiesta que se organizó en su domicilio, posterior al evento académico, y que, al irse retirando la mayoría de los invitados nos quedamos a departir, en improvisada bohemia, Paolí al piano, yo a la guitarra, Óscar González Cuevas y Miguel Ángel Granados Chapa, al canto. Ya a media mañana, con la paciencia, atenciones y amabilidad de su esposa y después de conocer que, no había canción con su letra que no se supiera Granados Chapa y que con su voz media grave y media entonada, las abordaba, declamaba a veces y, mayoritariamente, él sólo las cantaba. Y así, decidimos retirarnos desvelados, medio cansados pero muy contentos y, ya,muy amigos.

Posteriormente, fue mi jefe en La Jornada cuando fui el primer corresponsal de la misma, en Puebla. Su asesoría, orientación y apoyo cuando creamos y promovimos el Premio Nacional a la Trayectoria Periodística "Manuel Buendía", con Luis Medina Lizalde, fue definitiva e invaluable. Me recomendó ampliamente con Doña Dolores Ávalos Vda. De Buendía con quién, por su intermediación, comí varias veces-ya cercanas a su deceso-y le pude llevar con Manuel Camacho quien a su vez la presentó con el presidente Salinas de donde se derivó un apoyo a ella y a la Fundación que lleva el nombre de D. Manuel.

En este 2016, que se van a cumplir los 40 años del Golpe a Excélsior, considero que es muy importante el recordar y conocer, volver a leer y valorar el testimonio que, en su propia persona y como lastimado, injuriado y violentado testigo y protagonista de esos hechos demenciales y casi criminales, y que fueran emanados y dirigidos desde el poder público y secundado por su camarilla de cómplices dentro del propio gobierno y de los antes cooperativistas que se vendieron y transformaron en verdaderos traidores y testaferros del mismo.

Dijo Granados Chapa: "El 8 de julio de 1976 culminó la principal y más orquestada acción externa contra un periódico que se conoce en la historia de la comunicación colectiva no sólo de México sino del mundo entero. Ese día, bajo la cubierta de un conflicto interno—resuelto por lo demás en forma ilegal—, se silenció una peculiar tentativa de expresión pública, disonante del coro unánime que constituye el resto de los cotidianos que se publican en la ciudad de México(...)La prensa europea y norteamericana, la de algunos lugares del interior del país, y algunas publicaciones capitalinas, señaladamente la revista SIEMPRE!, encontraron la dimensión verdadera de lo ocurrido en Excélsior en julio de 1976 y lo expresaron según el mayor o menor grado de libertad que pudieron ejercer: El golpe final contra la tentativa de un periodismo democrático que se había instaurado en Excélsior fue asestado por el poder público" (Granados Chapa, M.Á., Excélsior y otros temas de comunicación, Ediciones El Caballito, S.A, México, D.F., 1980).

Recordemos, igualmente, lo que Paco Prieto y la revista Proceso, señalan en el primer aniversario de su fallecimiento: VICENTE LEÑERO, AÑO 1 La PASIÓN por LA

VERDAD:

Escribió Leñero: "Fue así como los dirigentes del periódico decidieron abandonar el edificio y salir a la calle, seguidos por un nutrido grupo de cooperativistas, trabajadores eventuales y colaboradores que entendían claramente la significación profunda del golpe. Se trataba de un atentado artero contra la libertad de expresión en el que se habían conjuntado intereses ajenos a la cooperativa y ambiciones internas de quienes se convirtieron en instrumentos para la ejecución de un crimen, un crimen que eclipsa, por el momento, la posibilidad de contar en México con una prensa libre, profesional, autónoma, independiente, verdaderamente analítica de la realidad y del mundo en que vivimos" (Leñero, V. El atentado contra Excélsior relación de hechos, Controversia 10, Cuadernos universitarios de discusión ideológica, Universidad Autónoma de Puebla, México, 1976).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.