• Regístrate
Estás leyendo: El crimen del franquismo a la poesía y al poeta
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 10:53 Hoy

De neblinas y Don Goyo

El crimen del franquismo a la poesía y al poeta

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

A la familia Morell Parera, de Granada.

Fue en la Plaza de la Bib-Rambla, de Granada, España, cuando pude escuchar, por vez primera, el nombre de Federico García Lorca. Entonces, no se podía hablar mucho de él... Fátima, la bella, dulce e inteligente niña-adolescente que, jugando y atendiendo a mi hijo Víctor de cinco años, también platicaba conmigo y me compartía de "un gran poeta de apellido Lorca, nacido aquí en Granada que es motivo de discusión en mi casa donde, los más en torno a mi padre Manuel, hablan maravillas de él; no así mi madre, Soledad, quien junto a los menos de la familia, lo atacan así como a su poesía, teatro y a su vida misma".

Sólo habían pasado 5 años de la muerte del general Francisco Franco -"Por la Gracia de Dios"-, de la España usurpada por lo que, por omisión o prohibición o tentación el poeta y dramaturgo (músico, dibujante, actor, cantante, declamador, charlista, director y promotor cultural nacional e internacional) era tema vedado en los labios, voces y oídos de las charlas, pláticas y discusiones de los granadinos en las plazas, cafés, tertulias, restaurantes y todo lo que fuese público. Sólo en Casa y, en los pasillos universitarios, culturales e intelectuales, su presencia y valía crecía cada día más así como el conocimiento y apreciación de su gran obra.

Todavía pesaba mucho en el ambiente cotidiano y en el espíritu tan sensible de la Granada –"Tierra soñada por mí"- inmersa en una ciudad y provincia tan hermosa, plena, andaluza, bañada de ríos, fuentes, cantes, alhambras y generalifes; luces, albaicines, sacromontes, viznares, gitanerías, árabes y judíos; alpujarras; sierras nevadas, dillares, catedral-barroco, reyes-católicos-tumbas, santas fe, lecrines, fuente vaqueros, asquerosas, orgivas, huertas sanvicentinas, treveleces, langarones, beznares, otivares, albuñoles, jetes, castelles, rabitas, motriles, almuñecares, padules-durcales y salobreñas-, el rencor y el odio de los fascistas-franquistas contra todo lo que sonara o mencionara a Federico García Lorca.

Nació en la vega de Fuente Vaqueros, a casi 20 kms. de la capital granadina. Un 5 de junio de 1898. Sus padres fueron Federico García Rodríguez y Vicenta Lorca Romero. Tuvo 4 hermanos: Concepción Isabel, Francisco y Luis. La familia se trasladó a Granada de manera que Federico continuara sus estudios. Se inscribió en Derecho y Filosofía y Letras. Sólo terminó Derecho pero nunca ejerció como abogado. Viajó con su maestro de literatura por varios lugares de España. En Salamanca conoció a Miguel de Unamuno y en Baeza a Antonio Machado.

En 1917, tuvo su gran encuentro con Manuel de Falla, estableciéndose entre ambos una amistad entrañable y productiva. Y con el que, en 1922, organizó el "Festival del Cante Jondo". En 1919, se traslada a Madrid donde fue admitido dentro del centenar de inscritos en la Residencia de Estudiantes, creada por el Instituto de Libre Enseñanza, ILE, como expresión máxima de la síntesis: ciencia, arte, tecnología, humanidades y filosofía. Y, es donde conoce a Luis Buñuel, Pepín Bello, Salvador Dalí, Emilio Prados y a Rafael Alberti.

Entre 1919-1929, se la pasa entre Granada y Madrid; acudiendo a tertulias, viajes, conferencias, talleres y escribiendo sus dramas, sus poemas, sus dibujos, sus piezas pianísticas y canciones populares. La Residencia de Estudiantes y el Café Alameda y su Rinconcillo, son los ejes de ese quehacer en Madrid y en Granada.

En 1929, acompaña a su maestro Fernando de los Ríos a Nueva York. Se hospeda en la Universidad de Columbia y escribe "Poeta en Nueva York". Obra considerada de lo mejor de su producción poética y con la que tuvo un gran éxito. En 1930, visita Cuba donde conoce al poeta Nicolás Guillén. Va a Buenos Aires y a Uruguay, 1933-34; donde fue considerado el mayor poeta y dramaturgo de habla hispana así como gran músico, dibujante y charlista. Conoce a la intelectualidad argentina-uruguaya y al mexicano Salvador Novo. Regresa a España.

Durante la 2ª República 1931-1936, dirige el grupo teatral "La Barraca" con el que recorre todos los pueblos de España, presentando a los Clásicos y a alguna obra suya.

Al asesinato del diputado conservador, José Calvo Sotelo, el 13 de julio y al percibir el ambiente hostil y violento de la derecha gachupina que no le quería, Federico decide irse a Granada donde piensa que estará más tranquilo. Afirma Ian Gibson: "El 20 de julio se suma a la sublevación franquista la guarnición granadina(...)Lorca busca refugio en la casa de su amigo Luis Rosales(...)De nada le sirve: la "peor burguesía de España". Se entera fácilmente de su paradero(...)El gobernador civil faccioso Valdés Guzmán consultó el caso con Queipo del Llano quien le dio beneplácito para el asesinato ("dale café, mucho café"). El 18 de agosto o 19, el asesinato se consumó no lejos de la Fuente Grande, en el término municipal de Alfacar, al pie de un olivo" (El País Semanal, No. 1,114. 1º de febrero de 1998).

El fascismo franquista, al asesinar a Federico García Lorca, también pretendió matar a la poesía...

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.