• Regístrate
Estás leyendo: Donald I, ¿Primer Rey de los EEUU de Norteamérica?
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 05:48 Hoy

De neblinas y Don Goyo

Donald I, ¿Primer Rey de los EEUU de Norteamérica?

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

Un locutor-presentador en un canal de la televisión estadounidense, entre serio y broma, propuso que, ante la falta de capacidad política, cultural y administrativa para gobernar de Donald Trump se le corone -previa enmienda constitucional respectiva-, como su Majestad Donald I, Rey de los Estados Unidos de América del Norte, pasando a ser una figura decorativa más de la que ya es, pero ahora “legitimada” por la Constitución gringa, las Cámaras, el Tribunal Supremo de Justicia, los Gobiernos de los Estados, los Jueces y Ministros y todas las instancias democráticas necesarias para constituir un modelo de República Federal con una monarquía consorte para un nuevo paradigma mundial de gobierno.

Insistió en hacer un parangón con monarquías decorativas en países democráticos occidentales en los que realmente gobiernan parlamentos, coaliciones, primeros o primeras ministras; congresos, presidentes de gobierno u otros estamentos que se “cubren” con reyes o reinas para complacer a los apetitos de familias reales, jetsetes, sangres azules, boatos, revistas y pacotillas del corazón que sustituyen al circo de los romanos y entretienen a las súbditas y súbditos para que sigan agachándose y haciendo genuflexiones de tiempos pasados e idos y no piensen, critiquen ni participen… Igualmente, veremos quienes serían los principales seguidores y cortesanos de Donald I de USA, en nuestra próxima colaboración…

Pero antes, veamos un poco de historia: La decadencia y desaparición del Imperio Romano de Occidente (el de Oriente, permaneció casi mil años más), fue multicausal. Existe un consenso, entre muchos historiadores para señalar que ocho, fueron las razones más importantes para explicarnos tales sucesos. Y nos llevan a aproximarnos a conocer cómo fue que uno de los más grandes imperios del devenir humano haya gobernado por más de 500 años al mundo conocido de esos tiempos y haya sucumbido:

a).- Las invasiones de tribus bárbaras (En USA, con su familia y Trump a la cabeza, sus huestes de blancos, latinos blanqueados y otros).

b).- Los problemas económicos y el exceso de confianza en el trabajo esclavo (El modelo económico troumpista, falto de estructura, y, su confianza ilimitada a las grandes corporaciones y con las transnacionales, con Trump, esclavo de ellas parece que excepto Amazon).

c).- El ascenso del Imperio de Oriente (Hoy, el ascenso Imperial de China, Taiwán, Hong Kong, Singapur, Dubai, Japón, la India y la Unión Europea).

d).- La expansión y gastos militares excesivos (Igualito en la era trumpista y hasta buscando más adversarios como el Donaldito norteño-coreano).

e).- La corrupción del gobierno y la inestabilidad política (Idéntico panorama y quizá más grave en la ingobernabilidad actual en EU, con caídas como de Steve Bannon y otros).

f).- La llegada de los Hunos y la migración de las tribus bárbaras (En el ahora, la llegada de Putin y los rusos y la inexistente o equivocada Ley de Migración que pretende enfrentar con muros, violencia y expulsiones y, por ejemplo, los sucesos de Charlottesvile, Virginia y la visita a la frontera a vigilar los muros).

g).- El Cristianismo y la pérdida de valores (La sustitución de los valores democráticos por los arranques pasionales, tuiteros, de negocios y ganancias, dejando de lado o rechazando las instituciones, instancias y mecanismos que los estadounidenses crearon con sus luchas, sacrificios, sangre y dolor como el Congreso, las cámaras, la Constitución, las enmiendas, los partidos, los tribunales y jueces, las entidades federativas autónomas otros valores y estamentos democráticos).

Y, h).- El debilitamiento de la las legiones romanas (podría ser el parangón con el espíritu de los ejércitos gringos actuales, impregnados por el espíritu de agresión, dominación y destrucción trumpista que, en sus mismas contradicciones llevan el germen de su propia destrucción, a mediano y a largo plazo y, en el también espíritu de ataque y silenciamiento a los medios masivos de información locales, nacionales y mundiales). (H. History).

Ante este triste y a veces, deprimente panorama que nos pinta la administración trumpista, nos viene nuevamente a la memoria histórica las palabras y el discurso vigente y actual del Reverendo Martín Luther King, Jr. Que en este próximo 28 de agosto cumplirá 54 años de ser pronunciado ante más de 200 mil asistentes, frente al monumento de Abraham Lincoln en Washington, D.C. Proclamó Martín:

“Estoy orgulloso de reunirme con ustedes hoy, en la que será ante la historia la mayor manifestación por la libertad en la historia de nuestro país. Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio. Pero, cien años después, el negro aún no es libre; cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación; cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material; cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra”.

“Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra República escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” (Continuará en nuestra próxima colaboración…).

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.