• Regístrate
Estás leyendo: ¡Arrancan! Otras breves reflexiones para el proceso electoral poblano del 2018 (II)
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 22:02 Hoy

De neblinas y Don Goyo

¡Arrancan! Otras breves reflexiones para el proceso electoral poblano del 2018 (II)

Víctor Bacre Parra

Publicidad
Publicidad

A Vicente Lombardo Toledano

Entre morenas madrugadas en el zócalo poblano, cabalgatas en Amecac -a diestra y siniestra con luna- y conexiones tricolores desde Yucatán. Encuentros religiosos “notando gran desprecio a la vida”. Reuniones con migrantes de Brooklyn e intromisiones “troumpistas”; las implicaciones de la y el Navarro-Toñín. Más el edil serrano con su novia y los cuates para regidores y alcaldesa. Y el atraco de trenes con más de 15 camionetas y el poblado. También entre intentos de secuestros, amenazas, torturas, subidas y bajadas; ejecuciones, golpizas y alguna que otra bala y golpeteos, arrancó, desde las cero horas un segundo y minuto del viernes próximo pasado, las nuevas acciones electorales que suceden a las precampañas, intercampañas y ahora sí, las llamadas -llana y cabalmente- campañas políticas de cara a las elecciones del primer domingo de julio del 2018.

En el contexto político electoral nacional personificado por tres candidatos de coaliciones y frentes y una independiente en la carrera hacia los pinos-palacio nacional, se inscribe la coyuntura electoral y política de la entidad poblana. En el estado de Puebla se elegirán los ayuntamientos de 217 municipios. Veintiséis diputaciones locales de mayoría relativa. Quince diputaciones locales de representación proporcional y una gubernatura.

En la lucha por las diputaciones federales, 15 por la el principio de mayoría relativa y 7 por la representación proporcional. Y por el senado, 2 por el principio de mayoría relativa, una por el principio de representación proporcional y una de primera mayoría (INE), constituyen el gran paraguas que cubrirá los rubros federales, junto a los puestos electorales de la entidad, que las ciudadanas y los ciudadanos mexicanos van a utilizar -si el abstencionismo no manda otra cuestión-ante las elecciones más copiosas y cerradas de la historia democrática contemporánea de nuestro país.

Esperemos que las lluvias, tormentas, aguaceros o sequías, robos, fraudes u otro tipo de inundaciones y desastres no vayan a dañar, nuevamente, los votos y elecciones y que, por el contrario, tengan, como bien dice el editorial del lunes 2 de abril del periódico ELa JornadaL: :Es deseable por ello, que quienes aspiran a gobernar el país los próximos seis años se ciñan a la exposición de programas realistas, realizables y bien fundamentadosE.

Un gran contingente de jóvenes, de ellas y de ellos, serán -si se deciden a participar- quienes inclinen la balanza hacia uno u otro lado. En el estado de Puebla, se calcula que este verdadero ejército electoral y ciudadano llega a cerca de un millón 550 mil integrantes. Por todo ello, Puebla, capital y entidad se dice que después del la CDMX es el ente con más instituciones educativas de educación superior (aunque la mayoría de ellas tengamos que admitir que son de las llamadas .PATITOSP). De ahí que nuestras reflexiones centrales de esta colaboración y la siguiente, sean sobre algunos centros educativos (gracias, nuevamente, Dr. Marco Cerdio Rousell):

“Si atendemos a la consideración de que muchas instituciones educativas pueden responder a diversos momentos del reflejo de la imagen que la sociedad tiene de sí misma – ya sea como imaginario o como simple opinión- en esta reflexión mostraremos un proceso constante de pugna entre el bloque conservador y el liberal dividido en dos facetas: la radical, que se funde con la izquierda política y el moderado que funge como mediador desde la esfera oficial y que al final del periodo se integra cada vez más al bloque conservador a consecuencia del triunfo de éste en las elecciones federales.

La reapertura del Seminario Palafoxiano implicará la renovación de cuadros de la Iglesia y los grupos conservadores. Debido a las carencias de la enseñanza oficial, muchos de estos cuadros acabarán conformando parte de la plantilla universitaria.

Durante el conflicto religioso y ante la valoración de que la estructura masónica es la clave del triunfo liberal y revolucionario, parte de estos cuadros comenzarán a concebir la creación de una estructura similar como una alternativa a la acción legal (representada por el Partido Católico y posteriormente por Acción Nacional). En este periodo igualmente se dan experiencias de educación popular a nivel agrario y obrero, gracias a la vinculación con los gobiernos revolucionarios. Al interior de la Universidad, el movimiento de Reforma Universitaria comienza a incubarse.

Un primer síntoma de la modernización de la sociedad se da cuando ante la tentativa de pasteurizar por la fuerza la producción lechera del estado se origina un conflicto entre este sector, grupos agrarios, populares y estudiantes que terminan con la orden presidencial de deponer al gobernador Nava Castillo (1962).

Tras la derrota del gobernador Nava Castillo, el gobierno del estado, aún bajo la preminencia de los grupos avilacamachistas, se involucra en el conflicto al interior de la universidad. En ésta se va generando una dinámica de polarización que llevará a los sectores liberales a posiciones cada vez más a la izquierda y a los conservadores, al extremismo de derecha. Este proceso coloquialmente conocido como enfrentamiento entre el Frente Universitario Anticomunista (FUA) y Los Carolinos enlazará con la reivindicación estudiantil nacional (1968: eventos de Canoa). Es en este momento que se llega a la situación denominada por Manuel Buendía El Belfast mexicanoE. En 1970 se suceden asesinatos de líderes estudiantiles y la creciente participación del gobierno federal como árbitro y garante de la gobernabilidad lleva a un proceso de suma cero.

En 1973 el proceso de polarización termina en una escisión de extremos: los grupos conservadores –cuyos cuadros vienen en muchas ocasiones del Seminario Palafoxiano y militan en diversas asociaciones fachadas del organismo formado desde los veintes, el Yunque- se separan de la Universidad y conforman un organismo educativo superior de carácter confesional: La Universidad Popular Autónoma del estado de Puebla. En contrapartida, los sectores liberales de la Universidad (Carolinos) ceden la primacía al grupo de izquierda aglutinado alrededor de los ingenieros Sergio Flores y Luis Rivera Terrazas, comenzando la implantación del modelo de universidad-partido nucleada alrededor del PCM, aunque la Facultad de Derecho y la de Medicina continuaron siendo semilleros del partido oficial”. (continuará…)

gil.games@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.