• Regístrate
Estás leyendo: Los 100 compromisos de AMLO
Comparte esta noticia
Martes , 11.12.2018 / 14:16 Hoy

Columna de Vicente Esqueda Méndez

Los 100 compromisos de AMLO

Vicente Esqueda Méndez

Publicidad
Publicidad

El 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México, después de su toma de protesta, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó 100 compromisos de su gobierno, entre los que se encuentran: apoyo económico directo a estudiantes de primaria, secundaria, preparatoria y universidades, pensiones a adultos mayores, pobres y discapacitados, trabajo a jóvenes, austeridad de salarios y de privilegios a funcionarios públicos, reducción de 50% de la publicidad gubernamental, compras consolidadas de insumos de gobierno con observadores ciudadanos y de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), apoyos a indígenas, colonias marginadas y migrantes, créditos a la palabra, construcción de una nueva refinería y rehabilitación de las existentes, 100 universidades públicas, revocación del mandato presidencial, desaparición del CISEN (Centro de investigación y seguridad nacional), cancelación de la reforma educativa, la creación de la guardia nacional, no gasolinazos, ni incremento de impuestos, construcción del tren maya, considerar delito grave la corrupción, entre otras.

Al escuchar cada uno de 100 compromisos anunciados por el Presidente, suena que le va a ir bien al país, ya que se enfocan en beneficiar a diversos sectores de la población y cumplen con un objetivo social, económico o político; pero la gran interrogante es: ¿cómo se le va hacer para cumplirlos?

Lo que sigue para el Presidente y el gobierno que encabeza, en congruencia con la meta de lograr esos 100 compromisos, es anunciar un plan de acción por cada uno de ellos con montos (desglose de cuánto costará y de qué partida presupuestal saldrá el recurso, o bien cuánto se ahorrará), plazos y mediciones para el cumplimiento de cada compromiso, bajo la premisa “Si no se mide lo que se hace, no se puede controlar y si no se puede controlar, no sé puede dirigir y si no se puede dirigir no se puede mejorar”. (Peter Drucker)

No se puede desear que le vaya mal al Presidente López Obrador, porque eso significa que le iría mal al país y por ende a todos; al contrario, si queremos que a Guanajuato y a México les vaya bien; cada uno de nosotros debemos hacer nuestra parte, exigir que se cumplan cada uno de esos 100 compromisos, pero también poner nuestro granito de arena para que se logren, cualquiera que sea nuestra posición en el entramado social o económico en el que nos encontremos, sin escatimar esfuerzos y sin atrincherarnos en falaces posturas ideológicas.

Espero sinceramente que las decisiones que tome el Presidente, no sean sólo para dar respuesta al título del libro “¿Quién manda aquí?” que salió junto a él en el video donde anuncia la cancelación de la construcción del aeropuerto de Texcoco; espero que sean decisiones que en todo momento respeten la Constitución, a la República y principalmente a todos los mexicanos.

El 1 de diciembre inició una nueva etapa en la historia de nuestro país y concluyo suscribiendo parte del discurso de Iván Silva, estratega de la campaña de AMLO, que pronunció cuando ganó el premio Reed Latino el pasado octubre: “A los que votaron por Andrés Manuel de verdad espero que todos sus anhelos se vean realizados, y a los que votaron por otra opción espero que todos sus miedos sean descartados…”.
....................
*Abogado y Maestro en Derecho Constitucional y Amparo. Magistrado del Tribunal de Justicia Administrativa 2010-2017

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.