• Regístrate
Estás leyendo: Razón en movimiento
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 08:25 Hoy

Voces Ibero

Razón en movimiento

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Sucede que cuando realizamos el cálculo mental de operaciones aritméticas, de pronto sentimos la necesidad de recurrir a algo que nos ayude a concretarlo, como las barras que agrupamos de cinco en cinco (IIII), la memoria o bien el uso de las propiedades de los números, cómo la que poseen los “#s” triangulares que nos ayuda a calcular el número de gruyas que viajan en un grupo sabiendo que van en seis filas en arreglo triangular, multiplicando este número (6) por el que le sigue y dividiendo por dos, a saber 21 gruyas ( 6*7/2) o representaciones del conocimiento tan increíbles como los calendarios perpetuos.

Utilizando la operación fundamental de la suma, ya que la resta es su inversa, la multiplicación su repetición y la división la inversa de esta última, se representaron los números en objetos o símbolos, en distintas posiciones y colores para realizar operaciones, y la tecnología de la cual echamos manos va desde los dedos, pasando por las marcas en papel hasta una escalada tecnológica que cada vez se sofistica más con el fin de cubrir la necesidad de realizar cálculos más largos, repetitivos y penosamente aburridos.

Entre las primeras tecnologías encontramos el memorable ábaco y el suanpan de origen chino, del que se dice que con él se pueden realizar hasta raíces cúbicas. En el siglo XVII, cuando avanza la mecánica práctica, Pascaltiene la idea de traducir los movimientos repetitivos de las operaciones a mecanismos de ruedas y engranes creando la “pascalina”, en la que los números aparecenescritos en ventanillas y las operaciones se realizan al ir moviendo las ruedas que se encuentran debajo de ellos.

Esta máquina aritmética se compone de cuatro elementos esenciales: el generador, el reproductor, el inversor y el borrado, en un inicio, el generador (indica los números) era externo, el reproductor consistía en ruedas y cilindros dentados y colocados en paralelo en representación de las unidades, decenas, centenas, unidades de millar, etc., que avanzan un diente cuando el anterior avanza diez, tal y cómo lo observamos en el taxímetro o en el medidor del agua.

El inversor con números opuestos y alternos transforma la suma en resta y finalmente el borrador para inicializar las cifras a cero.Las tecnologías de ahora se han vuelto más complejas, ahora son los “gadgets” los que se ocupan de nuestras operaciones; ahora la razón parece no moverse, así que debemos preguntarnos en dónde la estaremos empleando.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.