• Regístrate
Estás leyendo: Encontrarse con otro
Comparte esta noticia

Voces Ibero

Encontrarse con otro

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Recientemente en la Ibero, Moy Contreras, impartió una conferencia a padres de familia, principalmente para aquellos que tienen hijos pequeños y/o en el proceso de la adolescencia, algunos de ellos, justo en la etapa de la decisión vocacional. 

En ella hizo referencia a varios aspectos a considerar si se desea guiar a los hijos para que sean autónomos y, sobre todo, puedan tomar decisiones de una forma adecuada, con mejor información y maduración. 

Entre otros aspectos, trató sobre la poca tolerancia a la frustración y una aparente apatía ante la cotidianeidad, la disminución de habilidades sociales, así como el reto que representa a los padres de familia, quienes somos los responsables de haberles proporcionado una forma de vida desconectada con la realidad, provocada en buena medida por la sobre estimulación tecnológica a la que han estado sometidos, prácticamente, desde su nacimiento. 

 Así, cuando llegan a la escuela y transitan por ella, se enfrentan a una realidad mucho menos atractiva que los estímulos cerebrales recibidos por años de afición a los dispositivos electrónicos y videojuegos, que en sí, no son malos pero la edad en la que se les involucra y la carencia de límites, sí. 

Y es que la estimulación segrega niveles de neurotrasmisores del placer muy superiores a cualquier otra situación normal, en unas proporciones solamente equiparadas con las de otras adicciones. ¿Qué motivaría a un joven adicto a darle importancia a la escuela o a otras personas que no procuran tal nivel de excitación? 


Sin embargo, este semestre algunos alumnos encontraron interesante realizar una actividad de clase que se prolongó por varias sesiones ya por su cuenta: entrevistar a una persona y obtener suficiente información para realizar un ensayo sobre sus hallazgos. 

Más allá de ser una práctica, lo que les asombró fue que conocieron a alguien, pero que en realidad no le conocían con mayor profundidad. 

Para la mayoría, fue encontrarse con el otro, de una forma casi inusual para ellos, viendo a los ojos y manteniendo una conversación planeada y oral. ¡Un descubrimiento maravilloso!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.