• Regístrate
Estás leyendo: Del odio a la razón
Comparte esta noticia

Voces Ibero

Del odio a la razón

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Ayer por la tarde, hora de España, se confirmó la muerte de Younes Abouyaaqoub, de 22 años, quien se había convertido en el hombre más buscado desde el jueves pasado después del atentado cometido en La Rambla en Barcelona en donde hubo trece muertos, incluidos dos menores de edad, y alrededor de cien heridos. También se confirmó que Abouyaaqoub era el conductor y único ocupante de la furgoneta que arrolló a las personas que paseaban ese día, el autor material del mayor atentado terrorista en España desde el 11-M. Con este episodio la policía da por desarticulada a la célula que ocasionó el atentado terrorista y que puso en jaque al país entero por unos días.

Aunque pareciera que el riesgo mayor está controlado, Barcelona y el resto del mundo tienen un reto mayor para los próximos años, quizá décadas: pasar del odio a la razón. En los últimos años hemos visto la radicalización de grupos que dicen pertenecer a ciertas religiones cuya forma de vida es propagar discursos de odio que impulsan a la violencia irracional, perversa y desmedida en contra de personas inocentes. Esto ha ocasionado reacciones atroces en diversos países que han manifestado, por ejemplo, un odio generalizado hacia el islam provocando una espiral de violencia y represión en contra personas inocentes por su sola pertenencia a la religión o a un país.

Hace unos días, veinticuatro horas después del atentado, un grupo de extrema derecha convocó a una manifestación islamófoba en el lugar en el que sucedieron los hechos. Sin embargo, los barceloneses salieron a su encuentro y lograron acabar con la manifestación coreando “fuera fascistas de nuestros barrios”. Al final el grupo fue disuelto. Los medios de comunicación entrevistaron a varios de los ciudadanos que participaron y una de ellas expresó que no se pueden permitir que el discurso xenófobo se extienda aprovechándose del sufrimiento de las personas, pues Barcelona es una ciudad multicultural en donde todos conviven pacíficamente. Me pareció una buena frase para enfrentar lo que viene, sólo pasando del odio a la razón se podrá empezar a vislumbrar una salida para el riesgo mayor que implica seguir alimentando la radicalización y el terrorismo fanático.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.