• Regístrate
Estás leyendo: El reto de la Economía del Conocimiento
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 21:32 Hoy

Universidad Tecnológica del Valle del Mezquital

El reto de la Economía del Conocimiento

Varios autores

Publicidad
Publicidad

La evolución de la economía en la época moderna ha sido impredecible, día a día el constante avance trae consigo nuevas dificultades, es entonces donde el conocimiento y la habilidad para la solución de problemas a nivel nacional juegan un papel importante. El Banco Mundial y muchas otras organizaciones hacen hincapié en la incorporación de una economía del conocimiento, el cual regido por cuatro pilares fundamentales (Educación, Tecnologías de la Información y Comunicación, Innovación y Régimen Institucional e Incentivo Económico) permite a un gobierno, al poner especial atención a estos puntos lograr el establecimiento de una economía sólida y sostenible dentro de un país, y que esto a su vez mejore las condiciones de vida de sus habitantes, sin embargo la economía del conocimiento a pesar de ser simplificado en cuatro puntos principales resulta ser difícil en su aplicación incluso para las grandes economías. Es sumamente importante la adaptación pues las tendencias muestran que las economías que no lograsen adaptarse al avance continuo de las tecnologías, sistemas de educación, mercado e innovación, la diferencia existente entre los grandes países consolidados y las economías de menor escala como el caso de México podrían verse aún más elevada.

El progreso hacia una economía del conocimiento es un hecho actual que ya se encuentra en una etapa madura (Aldah, 2013). El papel que ha desempeñado el conocimiento en la evolución de la humanidad hasta la sociedad desarrollada de la actualidad en todo momento jugó un papel fundamental, sin embargo ahora, el aprovechamiento de la información transformada en conocimiento es vital, todo ello gracias a la globalización que ha dado cabida para poder trasmitirlos de una manera más sencilla y a menores costos, lo cual está permitiendo que empresas y sociedad puedan incorporar dichos conocimientos a procesos que mejoren sus condiciones generales (Peiro, 2015). La evolución de la economía a través del tiempo ha estado en constante progreso, el economista Daniel Bell, décadas atrás mencionaba la transformación de una sociedad con bases en la agricultura (que tenía como recurso principal la tierra), a una sociedad industrializada (donde su principal recurso para la producción fueron los capitales físicos), esta última con el rápido avance de la ciencia y tecnología paso a ser una sociedad de la Información que posteriormente en la actualidad, evoluciono a la economía del conocimiento, donde ahora se ha puesto a la habilidad de creación de ideas innovadoras como una de las principales fuentes para el logro la competitividad (Bueno Eduardo, 2008).

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) al igual que la mención que hace Peter Drucker en 1969 define a la actual fase de evolución, como una sociedad del conocimiento (UNESCO, 2005), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), quien hace mención de “economía del conocimiento” en 1996 define este término como aquella en la que el conocimiento es un activo más importante que los bienes de capital y mano de obra, y donde la cantidad y sofisticación del conocimiento que permea en las actividades económicas y sociales, llega a niveles muy altos (OCDE, 1996). Por otra parte el Banco Mundial (BM) la define como una economía en la que el conocimiento es creado, adquirido, transmitido y utilizado más eficazmente por personas individuales, empresas, organizaciones y comunidades para fomentar el desarrollo económico y social (Banco Mundial, 2003). Para el Departamento de Comercio e Industria del Reino Unido, la economía del conocimiento es aquélla en la que la generación y aprovechamiento del conocimiento desempeñan un papel protagonista en la creación de riqueza (Circulo de Empresarios, 2008).

México necesita de estrategias que le permitan colocarse como una economía del conocimiento que mejore su situación actual, a través del intercambio de información entre la ciencia y la industria que permita el mejoramiento de las mismas gracias a la aplicación de nuevos conocimientos.

Los investigadores, estudiantes y profesionistas que desarrollen conocimientos deben recibir los incentivos adecuados para que estos puedan aplicarlos en su contexto y que estos a su vez concedan un desarrollo social y económico.

Se debe creer y apoyar empresas nacionales dando mayores facilidades que permitan su consolidación como es el caso de Singapur, el gobierno debe comenzar con el impulso industrialización pero por empresas nacionales, además de empujar fuertemente las exportación y la disminución de importaciones tomando como ejemplo a la República de Corea. Identificando los productos de mayor importación el gobierno puede generar alternativas para la producción de esos mismos productos en el mismo país.

Las reformas deben ser aplicadas de la manera más correcta y eficiente, pero con un constante seguimiento de resultados, dado que este pilar ha sido fundamental para los grandes países como, Nueva Zelanda, Australia, Suecia, Canadá, Finlandia, República de Corea y Japón, la base educativa es uno de los mayores factores de la economía del conocimiento, en el caso de Finlandia los cambios en la educación fueron en el nivel Universitario, en el caso de México deben cambiar desde educación básica (Primaria y secundaria).

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DEL VALLE DEL MEZQUITAL
lrivera@utvm.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.