• Regístrate
Estás leyendo: Roberto Jorge Santoro: Poeta
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 22:53 Hoy

Taller sie7e

Roberto Jorge Santoro: Poeta

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Esta es la historia registrada: Roberto Jorge Santoro fue secuestrado por elementos del terrorismo de estado el 1 de junio de 1977, quienes se lo llevaron ilegalmente de su lugar de trabajo: la Escuela Nacional de Educación Técnica No. 25 “Teniente Primero de Artillería Fray Luis Beltrán”, en la calle Saavedra del barrio de Once, en Buenos Aires, Argentina, donde el poeta prestaba servicio de preceptor con el cargo de subjefe. Tenía treinta y ocho años de vida y diecisiete libros publicados. Nunca más fue visto.

Recién he descubierto la poesía de Santoro, y llega justa para responder a quienes nos preguntamos si la poesía puede tener un fin social. “Si mi palabra no ayuda a cambiar la sociedad no sirve para nada” sentencia al comienzo de su libro “No Negociable”.

Un ser con vocación de humano, así hablaban de él sus amigos. “Al amor le han disparado un tiro en la cabeza”, “Yo creí que todos los hombres eran mis hermanos”,son versos aislados de su autoría que definen el conjunto y la coherencia de conciencia humanística y social del poeta argentino, que logra describir, con ese tan difícil lenguaje sencillo, cómo se conjuga la vida en una realidad de violencia y represión oficial, en su poema “Verbo irregular”: yo amo / tú escribes / él sueña / nosotros vivimos / vosotros cantáis / ellos matan. / Mi casa se puebla de arlequines / cuando hay ruido de besos en el aire. Este poema lo he leído en el libro Salud Mental Comunitaria, es tan clara su descripción de la vida en medio de la represión, tortura, secuestros y desapariciones forzadas, que la psicología lo elige como referente para hablar de la Salud Social en crisis.

Y es que el miedo se transforma en odio, infecta las almas y enferma al ser humano de indolencia, incapaz de reaccionar ante la rutina de muerte y mentiras, con otra cosa que no sean mentiras y muerte.“Si se quiere otros frutos hay que cambiar el árbol”, dice el poeta denunciando la estructura social podrida de su tiempo. La primera libertad, advierte la psicóloga Ana María del Cueto, es la de movimiento de los pensamientos. Conocer y crear y creer en otras formas de pensar y hacerpara lo social. Cambiar de ideas sobre cómo debe funcionar el mundo, lo que es aceptable y lo que no lo es.

Apenas una aspirina en medio de la migraña, el poema Ablación nos da un remedio, una salida catártica, a la tensión de violencia e impunidadque agobiala vida: durante 15 segundos / y en ayunas / repítanse diariamente / las siguientes palabras/hi-jos-de-pu-ta-hi-jos-de-puta-hi-jos-de-pu-ta.

La poesía y los discursos de Santoro invitan a la acción, a no dejar morir lo bello, la ternura, el deseo de buen futuro:“Si se escapa esta rabia que llamamos esperanza, / si un día se va, / yo crucifico al amor, / y después de enterrar a mis hermanos, / me voy con el tranvía de la muerte / a clausurar mi corazón en una plaza.”

Nació un 17 de Abril de 1939, y“Hasta el día de hoy sigue desaparecido”. Así, sin fecha de muerte,te invito a buscarlo en internet, adquirir alguno de sus libros, leer sus discursos, y conocer su poesía. Porque el eco de las consignas del pasado reciente sigue vibrando en la injusticia de hoy: Ni Olvido, Ni Perdón.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.