• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 22:42 Hoy

Taller sie7e

La Vie...¿En Rose?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Hoy cumplirías 93 años

querido Papá...

"Yo soy yo y mi circunstancia..." Escuchamos la voz de José Ortega y Gasset, siempre vigente...¿Está usted de acuerdo en que, somos quienes somos, en la medida de nuestra genética, biología, geografía, herencia familiar, física, emocional, social, etc., etc., etc.; o sea, somos nosotros y nuestra relación con el entorno y las decisiones que tomamos a partir de los estímulos que vamos recibiendo día a día en un contexto o circunstancia?

Escuchaba en una entrevista a Beatriz González Rubín y a Cecilia Angulo, Escritora y Directora respectivamente de la obra de teatro "Piaf, Vivir por una Voz", hablando sobre la vida de la extraordinaria cantante Edith Giovanna Gassion, (a) Edith Piaf. Su peculiar timbre de voz, la melancolía de su mirada y su pasional interpretación la consagraron como una de las intérpretes más celebres del siglo XX francés y del mundo. ¿Puede un ser humano llegar a triunfar en la vida y amar, a pesar de su contexto y circunstancia? La historia impactante de Edith Piaf es un referente....La pequeña Edith nace bajo una farola de la calle Belleville # 72...La madre, cantora ambulante, la deja al cuidado de la abuela materna quién le daba, en vez de leche, vino en biberón...Se la entregan al padre, acróbata de circo, quien marcha al frente de batalla durante la Primera Guerra Mundial, y la deja al cuidado de la abuela paterna quién regentea un prostíbulo... "La Mome Piaf" o "Pequeño Gorrión", como fue bautizada más tarde, crece al amparo y amoroso cuidado de las prostitutas...Al regreso del padre, inicia con él, una itinerante y miserable vida, cantando en circos y calles...El "Pequeño Gorrión" extiende sus alas... A los 14 años se separa de su padre y se dedica a cantar en la Place Pigalle y en los suburbios parisinos...A los 17 tiene una hija que muere a los dos años de meningitis...La contrata Louis Lepleé para cantar en su cabaret, hasta que es asesinado y ella asediada y perseguida por sospecha...

Después de este nefasto acontecimiento, la vida de Edith va tomando matices nuevos, así como nuevos e influyentes amantes, que la llevaron a la profesionalización y al estrellato. Durante la ocupación nazi, se convierte en protectora de los artistas judíos perseguidos por las autoridades alemanas, ayuda a escapar a los prisioneros y su voz se erige en baluarte de rebeldía. En 1945, después de la Gran Guerra, compone "La Vie en Rose"... Triunfa en Estados Unidos, se enamora, pierde trágicamente a su más grande amor, se deprime, se vuelve adicta al alcohol y a la morfina, se interna en una clínica de rehabilitación, padece de artritis reumatoide, regresa a París, vuelve a triunfar, se vuelve a enamorar y muere a los 47 de cáncer hepático e inmortalizada por "La Vida en Rosa"...¡Qué cosas!, ¿verdad? Pareciera una ironía del destino...pero, ¿qué hace al ser humano seguir a pesar de su contexto y circunstancia? A la Madre Teresa, ¿el cuidado a los más pobres entre los pobres? A Viktor Frankl, ¿el reencuentro con sus seres queridos? A Hellen Keller, ¿los cuidados de Anne Sullivan su institutriz? A Nelson Mandela, ¿la libertad para sus hermanos de raza negra? A Edith, ¿quizá los tiernos y cálidos abrazos de aquellas prostitutas, su generosidad, su temperamento apasionado y la adoración que le prodigaban todos quienes tuvieron contacto con ella? Y a cada uno de nosotros, ¿qué rostro del Amor nos mantiene vigentes en la rueda de la Vida?

"Nunca he conocido un ser más desprendido de su alma. Ella no la entregaba, la regalaba. Ella tiraba oro por las ventanas." Jean Cocteau.

Hoy, ¡va por Ella! ¡Por Edith Piaf!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.