• Regístrate
Estás leyendo: La fundación del Nuevo Santander
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 00:59 Hoy

Taller sie7e

La fundación del Nuevo Santander

Varios autores

Publicidad
Publicidad

La conquista de la capital azteca en 1521 aparentemente terminó con la sujeción de nuestro país, cuando realmente sólo se inició la conquista real. Por dos siglos y medio los españoles lucharon por coronar un trabajo iniciado por su antecesor con gran éxito.

La Sierra Gorda de Querétaro era la entrada, la llave, a una región más adentro que era muy extensa. Se le denominaba Costa del Seno Mexicano, situada al norte del río Pánuco, entre la Sierra Madre Oriental y el Golfo.

Cuando Hernán Cortés conquistó la Huasteca, desde San Esteban (Pánuco), envió algunas expediciones hacia el norte, sin éxito. Poco después, el alcalde mayor de Pánuco, Benito Antonio de Castañeda, hizo una penetración en el sur de la región, pero por falta de estímulos del gobierno central quedó inconclusa. Las expediciones militares eran .sumamente costosas y tuvieron poco o ningún éxito. Fray Andrés de Olmos, religioso franciscano, estableció un par de misiones en el sureste, que fueron destruidas poco después por la invasión de los bárbaros. Desde Nuevo León se realizaron algunas expediciones hacia la Huasteca con fines comerciales, pero los ataques de los indios las acabaron. Y el aislamiento y la gran distancia del gobierno virreinal, dejaron al Seno Mexicano prácticamente abandonado a sí mismo. Las tribus de indios hostiles hacían incursiones continuas e impedían el establecimiento de colonos.

La ocupación de esta zona descuidada era necesaria para evitar ser conquistada por otras potencias europeas. Ya había franceses en el norte, y fray Andrés de Olmos, con gran sagacidad, había advertido del problema que se suscitaba. El gobierno, ante este caso, planeaba la reducción de este distrito, y hasta la segunda mitad del siglo XVIII se halló una solución. El gobierno acogió la propuesta de tres oficiales de la frontera: Ladrón de Guevara, Montecuesta y Jáuregui. España envió la responsabilidad de su elección a la Audiencia de México. Mientras tanto, otro actor se preparaba para esta función: don José de Escandón, sargento de la milicia de Querétaro, nombrado después Conde de la Sierra Gorda por sus méritos militares.

El 1 de diciembre de 1748 las compañías estuvieron listas para entrar a la provincia desde diferentes puntos fronterizos. Eran casi 700 familias las que se ofrecieron a poblar. El subsidio de 100 o 200 pesos y la promesa de posesión de tierras exentas de tributos por diez años, eran los atractivos.

Las nuevas poblaciones llevaron los apellidos del virrey, de Escandón y de su esposa, en su mayoría, así como de regiones de España o de otros personajes de importancia. ( Llera, Revilla, Aguayo, Croix, Padilla, Güemes, Horcasitas, Altamira, y Soto la Marina, Laredo, Reynosa, Camargo, etc.) Se fundaron en un principio 23 poblaciones y 14 misiones para los indios. La colonia recibió el nombre del Nuevo Santander y después de nuestra independencia, Tamaulipas.

La extraña forma del norte del estado de Tamaulipas, envidiada por Nuevo León en cuanto a la extensa frontera con los Estados Unidos, se debe a que nuestro estado no llegaba solamente al río Bravo, sino al río Nueces. El abuso norteamericano negó los límites reales del Estado, y se apropió la parte septentrional del mismo.

Hay que tomar en cuenta que Tamaulipas fue casi uno de los últimos Estados en fundarse dentro de la República Mexicana, casi al final de la dominación española. No habiendo minas de importancia, y a causa de su lejanía del gobierno virreinal, no llegó a tener gran relevancia como otros del país. Pero la obra realizada por Escandón, fue una verdadera epopeya que debe ser conocida y transmitida a los tamaulipecos.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.