• Regístrate
Estás leyendo: De unas cartas
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 04:52 Hoy

Taller sie7e

De unas cartas

Varios autores

Publicidad
Publicidad

¿Ha recibido una carta secreta, única, especial para usted? Cuando uno abre una carta tiembla de gusto, porque esta escrita para ti, tiene un mensaje que te inunda, alguien quiere compartir contigo algo relevante que siempre te va acompañar. Ya sabemos, en estos tiempos cibernéticos, recibir una carta real es como si, al despertar, la laguna del Carpintero abandonara el puerto. A pesar de ello, Mario Vargas Llosa decide escribir “Cartas a un joven novelista”, a la manera de Rilke, y el Nobel va ir dejando tejos importantes para quién desea entrar en la fascinación de la novela. El libro esta compuesto por doce epístolas, autobiografía escritural de un novelista: sus obras preferidas, sus maestros, la construcción de los personajes, la tensión narrativa, entre otras minucias para escribir, pero lo más revelador es el análisis de bisturí que hace a novelas clásicas para mirar cómo se construyeron.

Inicia hablando de la vocación literaria «me parece un punto de partida indispensable para hablar de aquello que lo anima y angustia: cómo se llega a ser un escritor». La vocación es solitaria y se nutre de lecturas, cartas, hay una actitud de sometimiento sobre las ideas, el ejercicio de libertad que brota a través de este bello oficio.

En otra carta nos dice que no hay temas buenos ni malos para la literatura, como está es una mentira verdadera, los temas no son importantes sino lo que se hace con ellos, cuando se transforman en palabras, el discurso es el que importa.

Luego habla del poder de persuasión en la escritura de novelas para convencer de su cometido. Al sugerir sobre el estilo marca ejemplos como el de Borges y Gabriel García Marques cuya manera de escribir es inconfundible y sus imitadores arruinan su propio estilo, es importante leer a los maestros no imitar su estilo; que sí sus manías para escribir, si la búsqueda del lenguaje, incluso sus obsesiones. pero el estilo, no. Hay que encontrar tu propia voz.

Para Mario Vargas Llosa este libro no es un manual para escribir sino su experiencia personal, «la aventura que enciende la imaginación, la terquedad, la disciplina, la organización, las trampas, los silencios que sostienen en vilo la ficción».. Estas cartas son para lectores y escritores, para ti que gozas de la libertad que da lectura aún en esta acuartelada ciudad. ¡Feliz domingo!

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.