• Regístrate
Estás leyendo: Cuando la edad nos alcanza
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 18:25 Hoy

Taller sie7e

Cuando la edad nos alcanza

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Después de tantas noticias desalentadoras en los diarios, abramos un resquicio para conocer las cosas buenas que recibimos de nuestro gobierno, o más bien de nuestro querido México: ¿no lo creen así? A nosotros, “jóvenes viejos”, nos consiente mucho nuestro país.

Desde hace algunas décadas se instituyó la tarjeta del INSEN, hoy denominada INAPAM: ¡qué maravilla! Nos vamos de viaje pagando solamente el 50% del transporte, nos hacen descuento en farmacias, en tiendas piadosas (que no todas lo son), y provoca que los demás nos miren con respeto y hasta con envidia.¡Quién fuera viejo!, han de pensar…

Además, el DIF (perdonen que escriba en abreviaturas, pero algunas veces ya ni sé qué significa tanta sigla que ha sustituido palabras sencillas) ofrece entre sus múltiples haberes muchas cosas interesantes. Veamos por ejemplo, un hermoso lugar al que yo asisto tres veces por semana a hacer ejercicio bajo la dirección de un magnífico instructor llamado Arturo Leyva: se llama Casa Club del Adulto Mayor, y se encuentra al inicio del INFONAVIT (otra vez las odiosas siglas) en el Boulevard Cañada.

Se tiene otra Casa similar en la calle Rosalío Bustamente (cerca de donde se comen las conchas más sabrosas de Tampico y de la terminal de autobuses).

En estos sitios, a los que nos llaman “abuelos consentidos”, nos ofrecen clases de canto, baile, manualidades, Cachi-bol, acondicionamiento físico y gimnasia cerebral, amén de otros chiqueos, como un “almuerzo compartido” cada mes, donde se felicita a los cumpleañeros y se organizan otros festejos que acunan a los solitarios. Olvidé decir que todos estos servicios son completamente gratuitos.

Otro servicio del gobierno municipal es el CRI (creo que significa Centro de Rehabilitación Integral), se halla en la Avenida de las Torres, al norte de la ciudad, donde los lunes, miércoles y viernes se ofrece acondicionamiento físico a personas con alguna discapacidad física.

También existe en el Polideportivo Tampico, Unidad Deportiva, un entrenamiento, donde mi instructor Arturo Leyva ejercita a invidentes y débiles visuales.

Entre otras cosas, juegan un deporte denominado Gol-bol, que se realiza con un balón especial, hecho en Alemania, lleno de cascabeles. ¿Increíble, verdad?

Tal vez estoy ofreciendo datos incompletos de estos sitios, pero mi intención es dar a conocer estos maravillosos lugares a los que no se les hace propaganda, que demuestran que también se pueden hacer cosas buenas para servicio del pueblo, y que ojalá continúen para bien de todos.

De lo que yo estoy recibiendo, gracias, México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.