• Regístrate
Estás leyendo: Siete, el número mágico
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 16:38 Hoy

Re incidente

Siete, el número mágico

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Si hace una encuesta entre sus amistades, amable lector, preguntando sobre el número que más les gusta o que consideran que les trae suerte, quedará sorprendido al ver que el número siete es el número más mencionado.

Se ha visto que en este tipo de encuestas más del 80 por ciento responden que este número, el siete, es el de su mayor preferencia.

Pero ¿qué tiene de mágico y misterioso este número? Sabemos que desde la más remota antigüedad, el número siete ha jugado un papel muy importante por lo que se dice que es el "número de la naturaleza" y eso se debe a que los astrónomos, cuando miraban el cielo, apreciaban que la inmensa mayoría de las estrellas no cambiaban de posición las unas respecto a las otras durante el año.

Sin embargo, observaron siete cuerpos celestes que sí lo hacían. El Sol y la Luna, los dos primeros, evidentemente formaban parte de ellos, los otros cinco eran los planetas que pueden apreciarse a simple vista: Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno, que los pueblos antiguos consideraban "estrellas" móviles. Es por ello que los siete días de la semana se consideraron como sagrados y fueron ofrendados por nuestros antepasados a estos astros. Así, el Lunes fue ofrecido a la Luna; el Martes a Marte; el Miércoles al planeta Mercurio; el Jueves a Júpiter; el Viernes a Venus; el Sábado al planeta Saturno y el Domingo (Sunday en inglés o día del Sol) al astro rey, el Sol.

En algunas religiones, el siete es un número sagrado, mágico y místico. En la Biblia es considerado como el número de la creación. En el Génesis 1:1- 31; 2:1-2 se dice que: "En el principio, Dios creó los cielos y la tierra. Él los formó de la nada usando solamente sus palabras"... "En el séptimo día, Dios supo que la tierra estaba completa, y se sintió complacido con su creación. Dios descansó y declaró el séptimo día sagrado", por lo que desde que Dios creó el mundo en 7 días, "este número está unido de misteriosos modos a nuestra vida" (Zohar- Libro del Esplendor).

Por ello, al número siete se le considera también como el número de la creación.

La religión católica manifiesta al número siete en diversos aspectos de su dogma ya que existen 7 Virtudes, 7 Pecados Capitales, 7 Dones del Espíritu Santo, 7 Sacramentos; en el Padre Nuestro (Mt. 6, 9-13) se hacen 7 peticiones; en la hora de su muerte Jesús expresa siete palabras; hay 7 arcángeles y en el Libro del Apocalipsis se abren 7 sellos antes de que se desate la ira de Dios, que somete al mundo a Siete juicios -4 para la naturaleza y 3 para el resto de las cosas- y es escoltado por 7 ángeles que hacen sonar 7 trompetas para enviar 7 castigos sobre los injustos.

Nuevamente en la Biblia (Génesis 41:15-29), se habla de 7 vacas flacas y 7 vacas gordas.

Muchos aspectos de la vida del hombre son regidos por este número. Veamos: hasta después de 7 horas de nacido no se sabe si el nuevo ser va a vivir; a los 7 días de nacido se le cae el cordón umbilical; a los 14 días (2 veces 7) los ojos de la criatura pueden seguir una luz; a los 21 días (3 veces 7) vuelve la cabeza impulsado por la curiosidad; a los 7 meses le salen los primeros dientes; a los 14 meses (2 veces 7) comienza a andar; a los 21 meses (3 veces 7) expresa lo que piensa por medio del gesto y la voz; a los 7 años le salen los segundos dientes y domina sus necesidades corporales; a los 14 años (2 veces 7) comienza la atracción entre parejas; a los 21 años (3 veces 7) ha terminado de salir la barba y el ser físico está completamente formado; a los 28 años (4 veces 7) cesa el desarrollo físico y comienza a prevalecer lo espiritual; a los 35 años (5 veces 7) se llega al máximo de fuerza y actividad; a los 42 años (6 veces 7) se llega al máximo de ambición material; a los 49 años (7 veces 7) se llega al máximo de discreción y se inicia la decadencia física; a los 56 años (8 veces 7) se alcanza la plenitud del intelecto; a los 63 años (9 veces 7) lo espiritual prevalece sobre lo material; a los 70 años (10 veces 7) se inicia la reversión mental y sexual a la infancia y tanto los hombres como las mujeres dejan de sentir el deseo de procrear, que es el estímulo que anima todas nuestras actividades.

Como vemos, son infinitos los casos en que interviene el misterioso y simbólico número 7, y para enumerarlos todos, sería preciso escribir un libro entero, con temor aún de que algo se nos olvidara.

Y como siempre Usted tiene la última opinión, gracias (palabra mágica que abre todas las puertas y consta de Siete letras).

JORGE RODRÍGUEZ

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.