• Regístrate
Estás leyendo: Movilidad: Derecho y obligada colaboración
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 14:49 Hoy

Procívica

Movilidad: Derecho y obligada colaboración

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Resulta evidente que existen casos donde la necesidad de utilizar un vehículo de combustión interna para efectos de atención de siniestros, urgencias médicas o tipos especiales de trabajo, se hace indispensable el requerimiento de gasolina para poderse mover y desplazar en el territorio y la metrópoli. Sin embargo, para el grueso de la estadística de los traslados, y dadas las circunstancias actuales, es bien importante comprender que, en la medida que los ciudadanos que tengamos la posibilidad de establecer estrategias para una movilidad eficaz que no dependa del uso del auto e implique ahorrar gasolina, facilitaremos el tránsito del momento coyuntural que nos ocupa. Al mismo tiempo que esto nos llevará a gestionar de mejor manera el desarrollo de nuestra inteligencia cinética, rompiendo paradigmas y elaborando innovadoras maneras para resolver nuestra propia movilidad.

El fin superior que supone el combate al robo de hidrocarburos en nuestro país, combatiendo la corrupción y erradicando la impunidad, implica, de parte de los ciudadanos, encontrar y proveer soluciones para actuar con solvencia y contribuir con sacrificio -en su sentido de hacer lo sagrado-; al mismo tiempo que debe prevalecer la exigencia al gobierno de la republica de aplicarse a fondo y con toda la fuerza del estado para lograrlo.

El momento que vivimos derivado de las dificultades para el abasto de gasolinas nos invita a poner sobre la mesa del debate y la deliberación pública, el arcaico modelo de transporte público que prevalece en el Área Metropolitana de Guadalajara y otras urbes de Jalisco y del país. Persiste en el imaginario de la autoridad y el empresariado, la visión del transporte público como un negocio únicamente, y no, como debiera ser, como un servicio público de primera necesidad.

Garantizar la movilidad y el libre tránsito, implica la necesidad de dotar de herramientas facilitadoras para el ejercicio pleno de tales derechos al ciudadano. Es responsabilidad compartida de la sociedad civil y gobiernos gestionar de la mejor manera estas herramientas.

Un transporte público de calidad, limpio, puntual y accesible para todos, representaría por sí mismo un excelente inhibidor para el incremento del parque vehicular. Combatiendo al mismo tiempo las terribles condiciones de polución, estrés y desigualdad social que trae consigo este fenómeno. Los servicios de bicicletas públicas son excelentes coadyuvantes para resolver el tema de la movilidad urbana, pero no son, comparativamente, lo eficiente que en términos de volumen y capacidad puede llegar a ser el transporte público.

procivica.mx@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.