• Regístrate
Estás leyendo: Así vivimos… Por el bien de México ¿Primero los pobres?
Comparte esta noticia

Observatorio de La Laguna

Así vivimos… Por el bien de México ¿Primero los pobres?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Durante las campañas políticas, la unidad del pueblo mexicano que tanto nos llenó de orgullo tras el sismo del pasado 19 de septiembre de pronto se esfumó. 


Por un lado, una parte de la sociedad se mostró en contra de las políticas “populistas” del hoy presidente electo, considerándolas comunistas, obsoletas y radicales, en contra parte otro sector social, harto del actual sistema político y económico, decidió mayoritariamente girar hacia la izquierda, cómo última esperanza para rescatar la dignidad nacional. No olvidemos que el clasismo social que imperó en la Nueva España fue el detonante que hizo estallar la guerra de independencia, y lo mismo sucedió con la élite porfiriana previo a la revolución… definitivamente la historia de nuestro país ha estado marcada siempre por la eterna lucha de los arriba contra los de abajo, pero ¿alguna vez hemos escuchado a los de abajo?, suena ilógico que pesar de tantas guerras y revoluciones internas, hoy en día el 53% de los mexicanos viva en pobreza, tan ilógico como que México sea la 15ª economía más grande del mundo y 1 de cada 5 mexicanos coman una sola vez al día. Es de entenderse el hartazgo de aquellos a los que discriminadamente llamamos pobres, esos a los que en cada elección los candidatos pedían el voto a cambio de una raquítica despensa, para luego abordar sus lujosas camionetas y no regresar jamás. México está cansado de la inseguridad, pero poco se ha hecho por los jóvenes que, carentes de una formación educativa son las primeras víctimas de la delincuencia organizada que los seduce para enrolarse en sus filas, cuántas veces hemos escuchado aquel dicho popular “son pobres porque quieren, mejor que se pongan a trabajar”, y sin darnos cuenta, olvidamos que 8 de cada 10 trabajos que existen, son generados por la pequeña y la mediana empresa, esas que sobreviven a pesar de los costosos préstamos bancarios y la cargada de impuestos que los gobiernos cobran, para después robarlo descaradamente. El resultado de las pasadas elecciones presidenciales, fue el resultado del cansancio de millones de personas hartas de no tener oportunidades, de no tener educación de calidad, de ver como lucraban con su necesidad y nunca salían adelante. Son muchas las expectativas en el nuevo gobierno, pero poco se logrará si no se transforman de raíz las instituciones gubernamentales, de tal manera que permitan a todos los mexicanos jugar bajo las mismas reglas económicas sin privilegios ni compadrazgos, urge incentivar el talento, las ideas y la productividad de las personas hambrientas de superarse, de lo contrario los mexicanos habremos pasado de la ilusión a la decepción, como ya es costumbre en cada elección. 



direccion@ccilaguna.org.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.