• Regístrate
Estás leyendo: Así vivimos…El uso discrecional del ISN
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 11:23 Hoy

Así vivimos…El uso discrecional del ISN

Publicidad
Publicidad

El ISN es un recurso a libre disposición, así lo dice el último informe de la Auditoría Superior del Estado de Coahuila (ASEC) de diciembre 2017 que muestra los cumplimientos a los puntos de acuerdo turnados a esa dependencia, mismo que incluye un punto de acuerdo requiriéndose al Auditor Superior comparezca e incluya toda la información relativa a las auditorías que ha realizado la ASEC al ISN de 2014 a 2016.

De extrañarse que solo se hayan limitado a solicitar información para esos años, cuando es conocido que desde el 2005 se desconoce el destino del ISN en Obra Pública, pues el Sistema Integral de Inversión Pública (SIIP) no está actualizado desde esa fecha y continúa hoy en la opacidad.

En pocas palabras la historia del informe es la siguiente: En 1991 el ejecutivo autorizó la constitución de un Fideicomiso para financiar la ejecución de obras a cargo del ISN coordinado por un Comité Técnico, para 2005 se autorizó la Constitución de un Comité Estatal, dos regionales y trece municipales como órganos “consultivos” para administrar los recursos del ISN, en 2011 se autorizó el refinanciamiento de la deuda pública, y se constituyó un Fideicomiso de Administración y Pago en donde se incluyó la afectación del 100% de lo recuaudado por ese impuesto, dejando sin efecto lo decretado en el 2005 incluyendo los Comités del ISN. Hasta aquí todo pareciera tener sentido, sin embargo en 2014 con el nuevo proceso de reestructura se modificaron los fideicomisos constituidos para el pago de la deuda, dejando los recursos del ISN a libre disposición, es decir ya no están etiquetados.

Estos recursos recaudados del ISN se consideran ingresos propios, mismos que son ejercidos por el Estado bajo criterios de libre uso y discrecionalidad. Lo recaudado de ISN en la última administración no es poca cosa, fueron poco más de $10 mil millones de pesos (3.7 veces más del Presupuesto en Salud), y que resulta perverso que no exista una regulación en el uso de estos recursos, o si existiese se desconoce como y a donde se adjudican. La falta de regulación promueve el desvíos de recursos, opacidad, corrupción y hasta el uso en interéses políticos o electorales. El tamaño de la discrecionalidad en Coahuila es enorme y aunque sean recursos que genera la propia entidad deben contar con un debida regulación y obligaciones de transparencia para garantizar que se administren eficientemente. Urge entonces dotar de lineamientos de operación a los recursos recaudados por el ISN, tarea sin duda para la nueva legislatura, por lo pronto crear el Fideicomiso y habilitar la plataforma del SIIP. #Asívivimos.


direccion@ccilaguna.org.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.