• Regístrate
Estás leyendo: Sobre la mesa: ¿Qué necesita cambiar la selección mexicana para el enfrentamiento ante Brasil de octavos de final?
Comparte esta noticia

La nueva era

Sobre la mesa: ¿Qué necesita cambiar la selección mexicana para el enfrentamiento ante Brasil de octavos de final?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

 Carlos Contreras Legaspi
carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi


Es difícil hacer un balance cuando en menos de dos semanas tienes que comparar el mejor partido en la historia de las fases de grupo (la victoria ante Alemania) y el peor en la misma etapa, ayer, ante Suecia. Ninguno de los dos puede ser parámetro, lo único que tenemos en común en cada partido de la selección de Juan Carlos Osorio: la incertidumbre.

Esa sensación de no saber quién va a jugar o qué cara puede presentar la selección nacional fue la que provocó el insólito júbilo tras los dos primeros partidos. Muy pocos apostaban porque México calificaba, menos que salían con seis puntos y tres de ellos se los robaban al campeón del mundo.

Hoy, pasados los tres primeros partidos no debemos creer más o menos que antes de que arrancara el Mundial, el grupo de jugadores está para conseguir algo histórico y ya se sabía que Brasil podría ser el rival en caso de avanzar; como lo escribí la semana pasada, el objetivo no era ganarle a los alemanes. Es, todavía, calificar a los cuartos de final y no será fácil.

Este equipo, bajo el mando de Juan Carlos Osorio ha optado por ser resiliente ante los fracasos y humillaciones, calificar en primero de Concacaf no se compara con perder 0-7 con Chile, 1-4 con Alemania o 0-3 con Suecia. Esta vez no tienen meses para superarlo y comenzar a trabajar en el siguiente capítulo, el próximo lunes enfrentan a uno de los equipos que tuvo mejor eliminatoria, encabezados por un futuro Balón de Oro.

Ya se escuchó a Osorio hablar de arrepentimiento por no haber realizado cambios, por haberse apegado al equipo que le dio los dos buenos resultados, por más que quiera en defensa no puede hacer muchos movimientos con la baja de Héctor Moreno, su única opción es Carlos Salcedo por izquierda y en la improvisada lateral derecha solo puede usar a Édson Álvarez o a Miguel Layún, que ha sido su experimento como volante en esta Copa del Mundo.

Más allá de lo táctico o la decisión del once inicial, estas horas deben de servir para estudiar qué le pasa al equipo en los duelos decisivos, por qué no pierden peleando, por qué cuando la eliminación está cerca, se han derrumbado y han caído sin dar pelea.


Juan Carlos Zúñiga
juanzu45@hotmail.com • twitter@JC_Zuniga

De nueva cuenta la selección mexicana generó dudas, después de conseguir dos triunfos contundentes ante Alemania y Corea, el equipo de Osorio perdió, y sobre todo fue exhibido por Suecia en la Copa del Mundo.

¿Por qué no se puede tener una eliminatoria limpia? Ayer el equipo nacional mostró muchas carencias, sobre todo en sector defensivo, lo de Moreno ya es de llamar la atención, un jugador que participa en su tercera justa mundialista sigue sin demostrar que puede ser líder, comente un penal absurdo y se gana la tarjeta amarilla por lo que no podrá participar ante Brasil en los octavos de final, lo peor es que le entregaron el gafete de capitán tras la salida de Guardado. Edson es un joven en proceso de crecimiento, Gallardo mostró que es un lateral improvisado y Salcedo, que fue el que menos falló, sigue en una curva de aprendizaje.

La bipolaridad que tiene este equipo es preocupante, el primer partido lo juega de manera magistral, en el segundo ya mostraba carencias y en el tercero, cuando Osorio decidió dejar atrás las rotaciones México regresó a ser un equipo sin ideas y mucho menos futbol.

Basta ya de echarle la culpa a la prensa, el mensaje equivocado que da Márquez en sus redes sociales, diciendo: “Los mediocres que nunca han logrado nada en la vida dirán que pasamos de milagro”. No te equivoques Rafael, si te refieres a la prensa te repito: nosotros no ponemos las alineaciones, no fallamos los goles, no dirigimos, salgan a reconocer que gracias a Corea hoy la selección está calificada o pregúntale a Lozano quien reconoció que gracias a ellos estaban en la siguiente fase.

Si México aspira a buscar el quinto partido deberá de hacer un juego perfecto ante Brasil, de lo contrario, pasará lo mismo que desde 1994, quedarse en la fase de octavos de final.


David Medrano Mora
aureliomedranomora@gmail.com • twitter@deividmedrano

La derrota ante Suecia deber ser un golpe de realidad para el grupo de mexicanos que estaban esperanzados con lograr cosas inimaginables en este Mundial, no basta con soñar con cosas chingonas, hay que llevarlas a la realidad. La cara que mostró la selección ante Suecia es de esas que le hemos visto al equipo en los momentos más críticos y decisivos de este proceso. Cuando aparece la adversidad en los partidos importantes, da la impresión que no hay reacción ni en los jugadores ni el cuerpo técnico, es más, se hunde más conforme el partido va sumando minutos, ayer, Suecia pudo haber goleado, como lo hicieron alguna vez Alemania y Chile.

La derrota cayó en el momento adecuado, cuando los daños colaterales solamente fueron caer al segundo lugar y aun así clasificarse a la siguiente ronda. Hay margen de maniobra, aunque la sensación de este equipo después del último resultado, es que se sigue teniendo el mismo problema que históricamente ha padecido nuestro representativo en toda su historia, lo mental, al no saber manejar la presión de ser considerados favoritos. Uno de los que deben de estar más molestos con el resultado, debe ser Juan Carlos Osorio, quien estudió por meses y preparó partidos amistosos con perfiles futbolísticos como los suecos para estar listo al momento de enfrentarlos. El colmo, cuando llegó el momento de la verdad, por primera vez en su proceso no respetó la ideología que lo caracterizaba, ni las rotaciones ni el esquema táctico para enfrentarse a un equipo que atacara de forma directa; en el pecado llevó la penitencia.

La selección mexicana recibió un golpe muy duro en lo anímico, en el peor momento para enfrentar a Brasil, uno de los siempre favoritos para ser campeón, y ojalá que pase lo que normalmente sucede con México en estas situaciones, crecerse ante la adversidad, porque cuando son favoritos, ya nos quedó claro que no es la mejor posición para el Tricolor.


Heliodoro Hinojosa
heliodoro.hinojosa@multimedios.com • twitter@heliodoroh

México ante los rivales de renombre se crece y Brasil será la gran prueba de Juan Carlos Osorio y sus jugadores.

La incredulidad regresó de inmediato luego del juego ante Suecia en Ekaterimburgo, donde fuimos goleados 3 goles contra 0 y donde mostramos un pobre funcionamiento.

Siempre sucede, la selección mexicana venía extasiada después de haber derrotado a Alemania en su primer encuentro, cuando nadie en el país lo creía. Luego, ante Corea del Sur se dio el marcador normal, vencerlos.

Y Faltaba Suecia, donde el principal enemigo era el propio México: no caer en relajación y sucedió, no vimos la mejor versión de Moreno, Guardado, Salcedo, Lozano, Chicharito, el equipo mexicano no anduvo en el nivel esperado.

Ante Suecia, Juan Carlos Osorio debió repetir la alineación que derrotó a los teutones por la sencilla razón de tener más experiencia en zona defensiva, con Hugo Ayala ganaba un hombre tiempista y en el repliegue para hacer la línea de 5 con la bajada de Layún a la lateral derecha.

Ahora frente a Brasil deberá aparecer la mejor versión del profesor, moverle y suplir a Héctor Moreno, quien no jugará tras estar suspendido por doble tarjeta amarilla.

Si ante Alemania miles de mexicanos se sorprendieron, ante Brasil debemos ver la versión de una selección poco vista por nuestros ojos, pero al conjunto verdeamarelha ya le hemos ganado, y bien.

No nos espantemos porque se llame Brasil, con Ricardo La Volpe se le ganó y jugando bien antes de Alemania 2006, y en Wembley les quitamos la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Sí se le puede ganar, lo invito a recordar que ante la selección de Brasil jugamos muchas veces nuestro mejor futbol.






Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.