• Regístrate
Estás leyendo: Sobre la mesa: ¿Quién es el indicado para dirigir a la selección mexicana en el siguiente ciclo? ¿La continuidad de Osorio es viable?
Comparte esta noticia
Martes , 13.11.2018 / 23:55 Hoy

La nueva era

Sobre la mesa: ¿Quién es el indicado para dirigir a la selección mexicana en el siguiente ciclo? ¿La continuidad de Osorio es viable?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

 Carlos Contreras Legaspi
carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi

Es comprensible que una victoria como la de Alemania en la fase de grupos deslumbre en el currículum de cualquier entrenador, pero no veo argumentos para darle seguimiento al trabajo de Juan Carlos Osorio.

El primer lugar de la eliminatoria de Concacaf, único mérito que lo destaca de otros entrenadores debe matizarse con el estado actual de la región, pues Estados Unidos, el temido rival quedó fuera, Honduras no pudo quitarle el puesto en el repechaje a Australia y los números de la zona en Rusia 2018 son para lamentar.

Los representantes de la confederación perdieron siete de los 10 partidos que jugaron, Panamá se fue sin puntos, con 11 goles en contra y dos a favor, mientras que Costa Rica, que terminó entre los ocho mejores en Brasil 2014, se llevó un solo punto, luego de dos derrotas ante Serbia y Brasil.

Esa es la realidad de la eliminatoria que enfrentó Osorio, pero en los partidos de eliminación directa, México permitió 14 goles y anotó dos, el único duelo de esa naturaleza que ganó fue ante Honduras en Copa Oro, ninguna novedad, pues se perdió de forma clara ante los rivales de primer nivel como Chile, Alemania y Brasil, además de la infame derrota en la misma Copa Oro ante Brasil.

Los cambios en la Federación Mexicana de Futbol son profundos y no hay prisa para tener un director técnico antes del mes de enero, pues en el cierre del año solo se han agendado un par de partidos amistosos que pueden ser dirigidos por un técnico interino mientras las opciones se van ampliando.

Esperar hasta el 2019 le da una nueva oportunidad a Miguel Herrera de ganar otro título con el América, pues su cercanía con el nuevo presidente Yon de Luisa lo convierten en uno de los favoritos luego de que su ciclo se rompiera de manera prematura en 2015.

El medio también acepta la posibilidad de Matías Almeyda y es muy comprensible, el argentino hizo campeón y protagonista en diversas competencias a un Chivas que está muy limitado de recursos y que tiene el enemigo en casa con una directiva que parece empeñada en destruir lo poco que fue construido.


Juan Carlos Zúñiga
juanzu45@hotmail.com • twitter@JC_Zuniga

El fracaso en selección nacional se consumó. Luego de la eliminación ante Brasil surgen varias preguntas: ¿Quién debe dirigir a México? ¿Debe continuar Osorio? De ninguna manera, Juan Carlos Osorio no se debe quedar al frente de la selección, es muy sencillo, el colombiano fracasó. No fue capaz de conseguir el pase a cuartos de final, tampoco de consolidar un proyecto que para varios era muy “sólido”, pero la realidad era otra, la selección jugaba mal, carecía de gol y se defendía terrible. Osorio tuvo los peores números en mucho tiempo, con poca productividad de goles y varios en contra.

El juego ante Alemania es quizá su mejor trabajo en tres años y medio al frente del combinado nacional, pero de nada sirvió porque no se logró el objetivo final, lo triste es que traicionó el estilo que tanto pregonó y defendió: las rotaciones o alternativas tácticas como él las llama. La mayoría quedó sorprendida, cuando de un partido a otro solo hizo un cambio y más aun cuando repitió alineación ante Suecia.

¿Qué sigue para México? Buscar un entrenador, dispuesto a seleccionar a una nueva camada de jugadores que tengan proyección para el 2026, donde el Tricolor debe demostrar que es capaz de trascender. Me brinco 2022 porque si este proyecto de jóvenes comienza ya, seguramente en Qatar no habrá buenos resultados, se debe sacar de la selección a los jugadores que se sienten dueños de ella, dejar a un lado a los futbolistas tóxicos que dañan el trabajo de técnicos y directivos.

Material existe, pero hay que trabajarlo y no me queda duda que el encargado para hacerlo es Miguel Herrera, él debe recibir una nueva oportunidad de edificar un proyecto que pueda en la Copa del Mundo que organizarán México, EU y Canadá, dar el paso de calidad que tanto necesita el balompié nacional en la justa mundialista.


David Medrano Mora
aureliomedranomora@gmail.com • twitter@deividmedrano

No creo que la continuidad de Osorio sea un plan en la Federación ni en la cabeza del colombiano. A final de cuentas Juan Carlos Osorio no consiguió nada diferente en su proceso con la selección, en el Mundial terminó derrotado en la misma fase de la cual el Tricolor no ha pasado en más de 20 años, y además, en los partidos cruciales antes rivales de categoría, siempre quedaba a deber, se derrumbaba, que no se nos olviden las derrotas ante Chile, Alemania y Suecia.

No todo fue malo en el ciclo del colombiano, le dio confianza al proceso de jóvenes que hoy son una realidad: Lozano, Gallardo, Salcedo y Álvarez. Y algo con lo cual los federativos están contentos es el temple y temperamento que mostró ante las adversidades mediáticas, muchos le criticamos, muchos con temas fuera de la cancha y hasta en ese aspecto, Juan Carlos se mantuvo al margen, nunca se metió en una polémica con la prensa o en dimes y diretes con algún reportero, siempre aguantó vara, aunque también está cansado de eso y ahora busca futuro fuera de México.

Hoy nos damos cuenta que el problema del conjunto mexicano es de fondo, hoy no importa el nombre del técnico, importa el proceso, no solamente de 4 años, pensemos en el 2026, donde México formará parte de la organización de un Mundial. Dejémonos de partidos moleros, vamos a competir a Europa y Sudamérica, a medirnos a los grandes en sus terrenos, solo así creceremos en lo mental y futbolístico. Apoyemos a los jóvenes para que se vayan a Europa, no necesariamente a un grande, pero que salgan de la zona de confort en la que se encuentran en la Liga Mx, eso los hará crecer y podremos dar el salto de calidad que falta.

Se llame Matías, Roberto, Miguel, sea cuál sea el nombre del técnico, el cambio tiene que ser profundo en el futbol mexicano, solamente así podremos conseguir cosas diferentes. La llegada de un solo hombre no cambiará el problema que arrastra una selección con más de dos décadas de estancamiento.


Heliodoro Hinojosa
heliodoro.hinojosa@multimedios.com • twitter@heliodoroh

No soy pro Osorio, creo que se han confundido cuando afirmo que el colombiano debe continuar como entrenador de la selección mexicana de futbol.

Yo he tratado de explicar que el proceso es lo que debe imperar en nuestro futbol, pero lo confunden con apoyar a un particular como Juan Carlos Osorio, a quien muchos de ustedes lo tienen como juego de tiro al blanco.

Propongan...

Osorio tiene bases, Miguel Herrera no es el más estudioso y Matías Almeyda ya conoció algo del futbol mexicano.

A todos los van a golpetear, recuerden al Piojo y su exceso de comerciales, en México para todos hay.

Lo que yo digo es hacer un proceso que a pesar del radicalismo se mantengan en una postura de continuidad con el fin de crear más y mejores carreras futbolísticas.

Necesitamos un directivo de güevos, un director técnico estudioso y un proceso hasta el 2026.

Dejémonos de chingaderas y de ser incendiarios contra las personas, seguiremos fracasando con cambios y cambios.

En México el tope en las Copas del Mundo ya lo conocemos, son octavos de final con cualquier entrenador.

Yo creo que lo que hace mal es tanta rotación de técnicos pedida por el periodismo radical e incendiario.

Podemos ver a Alemania que a pesar de fracasar, le apuesta a la continuidad. Qué decir de Uruguay que hoy sobresalen con el proceso de Óscar Washington Tabárez.

Apostémosle a un proceso, ocho años. Necesitamos crear y mantener con un director técnico tan entregado como lo fue el profesor Osorio.

Es momento de cambio, pero de fondo.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.