• Regístrate
Estás leyendo: Sobre la mesa: ¿Cuántos de los futbolistas de la lista del ‘Tuca’ Ferretti están listos para representar a México en un torneo oficial?
Comparte esta noticia

La nueva era

Sobre la mesa: ¿Cuántos de los futbolistas de la lista del ‘Tuca’ Ferretti están listos para representar a México en un torneo oficial?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

 Carlos Contreras Legaspi
carlos.contreras@milenio.com • twitter@CCLegaspi

Arrancar con Guillermo Ochoa es un mensaje claro, primero que es el mejor portero de México en la actualidad y podría ir a su quinto Mundial en 2022. Aunque solo ha jugado en dos, su experiencia es clave para pensar en una base para los torneos como la Copa Oro y la eliminatoria.

El problema con Gibrán Lajud es que no le cumplieron su ciclo, hizo bien el trabajo en el camino a los juegos olímpicos con de Río 2016 con Raúl Gutiérrez, pero le trajeron a Alfredo Talavera para la competencia. Ha tenido que madurar en Xolos al igual que Hugo González en sus tres equipos de la Liga MX.

En la defensa no descartaría ni a Héctor Moreno, Diego Reyes o Carlos Salcedo para el siguiente ciclo, pero Edson Álvarez puede dar un salto de calidad en cuatro años. Estaba verde para el Mundial de Rusia, pero ese aprendizaje es invaluable. Aunque César Montes no está en la primera lista del Tuca, también debemos considerarlo.

Santos tiene a la camada del futuro con Gerardo Arteaga, José Abella y Jesús Angulo, con un técnico que use laterales nominales, a diferencia del anterior, tendrán sus oportunidades sin duda alguna.

Elías Hernández y Roberto Alvarado podrían arrancar el próximo año en la Copa Oro si se mantienen en el ritmo que están mostrando en Cruz Azul, para el primero puede ser tarde para consolidarse en selección, pero el segundo es material de exportación. Gran momento para probarlos también juntos con el Tricolor.

Por medios de recuperación no debe padecer México en los siguientes cuatro y hasta ocho años, Érick Gutiérrez y Jonathan González todavía están por mostrar su mejor nivel.

Diego Lainez está cerca de ser protagonista, tal vez le falten ganar algo en la Liga Mx antes de pensar en Europa, pero los amistosos pueden servir para mostrar si en 2019 puede consolidarse en selección nacional.

Lo de adelante genera poca preocupación, Hirving Lozano, Raúl Jiménez y Jesús Manuel Corona tienen mucho por entregar, aunque no sorprendería que en las próximas convocatorias regresaran también Chicharito y Carlos Vela.


Juan Carlos Zúñiga
juanzu45@hotmail.com • twitter@JC_Zuniga

Después de fracasar en la pasada Copa del Mundo, la selección nacional necesitaba refrescar la plantilla de jugadores, tenía que sacar a los personajes tóxicos que contaminaban el ambiente del Tricolor. Para ello era necesario convocar a una nueva era, jóvenes con hambre y ganas de triunfar. Ricardo Ferretti entregó una lista plagada de jugadores que están iniciando un camino dentro del futbol profesional, entre los que destacan Diego Laínez, la gran joya del América, de apenas 18 años; llega también Roberto Alvarado, quien desde su llegada a Cruz Azul se ha convertido en un hombre fundamental en el once titular de Pedro Caixinha; también aparecen Jesús Angulo y Gerardo Arteaga de Santos, quienes ya saben lo que es ser seleccionado nacional, pero en categorías menores. Tuca decidió convocar a gente de experiencia, que pueda llegar con madurez futbolística a la próxima justa mundialista y que no rebasen los 30 años en 2022, ahí están Pizarro, Edson Álvarez, Gallardo, Orbelín, Salcedo, Abella, Jona, Jiménez y Pulido.

¿Cuántos están preparados para un torneo oficial? Desde mi punto de vista todos. El primer torneo que tendrán será la Copa Oro, en la cual México está obligado a ganar. Que no se nos olvide que ahí están cobijando a esta nueva era los de experiencia y que juegan en Europa: Memo Ochoa es el nuevo líder de la selección; Hirving Lozano la gran figura; Raúl Jiménez sigue creciendo en el Viejo Continente, y por qué no pensar en Héctor Herrera, Jesús Manuel Corona, Diego Reyes y Néstor Araujo para ser la columna vertebral. A Chícharo, Layún, Moreno, Vela, Gio, Guardado no queda más que darles las gracias.

El proyecto es a largo plazo, quizá no brillen en el 2022, pero estoy convencido que para el 2026, México tendrá a la mejor selección nacional y que podrá trascender y lograr lo que muchos no consiguieron portando la playera verde.


David Medrano Mora
aureliomedranomora@gmail.com • twitter@deividmedrano

Me gustaría decir que todos, pero la realidad es otra , hay hombres que vestirán la playera verde sin haber estado en la máxima división de futbol por más de dos años, aunque eso no es necesariamente malo, siempre y cuando estos jóvenes demuestren lo mismo que hacen en su equipos con la selección.

Para un torneo oficial, hablando de la selección mexicana, todavía queda tiempo, tal vez suficiente para ir preparando a estos jóvenes mental y futbolísticamente, y que estén listos a la hora buena.

El último Mundial nos ha mostrado que los jóvenes futbolistas son una realidad y no necesariamente deben tener procesos largos para conseguir resultados en el futbol. En ese espejo tenemos que vernos con la nueva generación que ha tocado a las puertas de la selección.

Precisamente estos partidos “moleros” funcionan para mostrarnos quién tiene carácter para jugar en selección y ante rivales de nivel. Este par de encuentros no tienen desperdicio si se analiza el funcionamiento individual y después colectivo del equipo, el resultado podría escandalizar en la adversidad, pero será en esos momentos donde tienen que mostrar las hechuras de las cuales están formados.

Me gusta que desde ya se apueste y se trabaje con los jugadores del futuro, y si eso conlleva decirle adiós a varias “vacas sagradas” de los últimos procesos mundialistas, no pasa nada, al final de cuentas nos entregaron lo mismo que nos ha dado la selección en los últimos 20 años.

No hay que temerle al cambio, sería peor resistirse a una condición normal de la vida, mejor comprender qué le hace falta a la selección para conseguir nuevas cosas. El mundo está en una nueva era, la selección mexicana no está ajena a eso, y no queda más que ver y trabajar con miras al futuro, concretamente, al Mundial del 2026.


Heliodoro Hinojosa
heliodoro.hinojosa@multimedios.com • twitter@heliodoroh

La renovación que planea la Federación Mexicana de Futbol es acertada y la elección es inteligente que hasta Ricardo Ferretti suena como lo más congruente, un maestro que potencializaría a los jóvenes ya hechos.

Estamos ante un hecho inédito jamás visto, renovarse o morir y la Selección de todos parece que aprendió la lección.

Incluso desde Juan Carlos Osorio ya se vislumbraba un cambio generacional, y ayer en Futbol al Día se publicó lo que el colombiano pensaba sobre el futuro del equipo nacional.

Es obvio que hoy no se necesita llamar a algunos consagrados que podrían aportar experiencia, todos ellos apenas arrancan competencia en sus Ligas y muchos pelean puestos de titularidad.

De la lista juvenil veo mucho para consagrar en Qatar 2022, tanto que solo mencionaré algunos ejemplos y también hay posiciones específicas donde debemos buscar.

Vayamos de lo preocupante a lo que da tranquilidad:-

La portería no me da confianza, Memo sigue siendo el pilar y Lajud y Hugo Hernández no son ni la mitad de actual titular del arco mexicano.

En defensa, Carlos Salcedo es nuestro presente y futuro, sin embargo, las lesiones lo persiguen.

Los que prometen son Jesús Angulo, Jonathan González, Roberto Alvarado, Víctor Guzmán, Diego Lainez, Érick Gutiérrez y aún tengo la esperanza puesta en Alan Pulido.

El resto tiene que probarse y no incluyo a los consagrados, porque Elías, Jonathan dos Santos o Edson no entran en la ecuación de prueba.

Comencemos de nuevo, la meta en Qatar 2022 será consagrar un nuevo grupo y en el 2026 deberá ser el de alcanzar el objetivo principal.

Procesos, si no el mundo seguirá igual.


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.