• Regístrate
Estás leyendo: Revolución Jurídica
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 01:02 Hoy

La Benemérita Opina

Revolución Jurídica

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Nuestro país ha tenido muchísimas normas de toda índole, el pluriverso jurídico de nuestra amada patria es muy denso, al cual, debemos añadir las costumbres, usos, prácticas, tradiciones y demás normas de nuestras comunidades originarias, mal denominados “indios”, dado que sus categorías, conceptos y definiciones los llevan en sus propios nombres como wixárricas, rarámuris, tzeltales, otomís y demás culturas autóctonas con que cuenta nuestro maravilloso territorio.

Sin embargo, las clases dirigentes, de manera particular, desde hace más de quinientos años, han impuesto sus propias normas, de manera violenta, irracional, absurda y en general, en contra de los intereses de la gente; de aquí que se genere la ineficacia jurídica.

De aquí la propuesta de la Nomología, transdisciplina cultivada en las cátedras impartidas por más de 55 años por el Maestro Rafael Covarrubias Flores y un servidor, con el propósito de armonizar las diversas normas sociales, con las jurídicas a partir del hecho del pluriverso jurídico que en México es vastísimo, ya que contamos con culturas autóctonas inmensas, producción jurídica interna abundante y tratados internacionales.

Así, por ejemplo, en el Estado de Jalisco, en el año de 2008, teníamos más de cuatrocientas legislaciones, la Constitución o Norma Rectora a nuestros días, en sus 119 artículos, se han modificado en más de quinientas ocasiones. Respecto al nivel federal, en el año de 2008, contábamos con 252 legislaciones y ahora suman cerca de 300; asimismo, la Constitución de la república o Norma Rectora del país, suma un total de 1, 196 reformas a sus 136 artículos, habiéndose modificado 109, más las reformas a los artículos transitorios, fe de erratas y aclaraciones, hacen dicho total.

Lo anterior no solo se refiere a una serie de reformas, sino a que son modificaciones paradigmáticas, estructurales o de fondo las que se han hecho a nuestro esquema constitucional y al legal, en todos los órdenes.

Así, tenemos la reforma penal o en nuevo sistema de justicia contradictorio, adversarial, conocido como los Juicios Orales, de igual forma, se han realizado las reformas en las telecomunicaciones, la energética, que abarca la electricidad y el petróleo, la educativa, la fiscal, la reforma laboral, en materia de amparo, de seguridad pública y sobre toda, la que abraca a todas e implica a los diversos niveles de gobierno, autoridades y el espectro de normas internacionales en el que nuestro país ha celebrado más de 1,300 tratados internacionales, la reforma en los derechos de los humanos.

Tal y como lo señala el artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos; la cual debe ser laica y gratuita, tendiendo a buscar las bases de igualdad, democracia, nacionalista y humanitaria. Lo anterior tendiente a desarrollar armónicamente las facultades humanas de los individuos; fomentadas en el amor a la patria, la defensa de los derechos de las personas con solidaridad, independencia y justicia.

Entendiendo que la educación es democrática porque es un sistema de una que pretende el constante mejoramiento económico, político y social del pueblo, para nuestra independencia económica; de ahí a la política que redunde en una sociedad más igualitaria.

Por lo anterior, no encontramos ante una Revolución Jurídica, que sin dudas está impactando e impactará a nuestra forma de vida y que nos debemos preparar para enfrentarla y que mejore las condiciones de bienestar de la familia mexicana y planetaria.

José de Jesús Covarrubias Dueñas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.