• Regístrate
Estás leyendo: Rescatar de lo perdido
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 18:11 Hoy

Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey

Rescatar de lo perdido

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Pasar las tardes o incluso las horas libres practicando alguna actividad extra escolar ya sea deportiva o incluso cultural, es un excelente medio para el desarrollo de niños y adolescentes, son cada vez más reconocidos los valores que a través de este tipo de actividades se promueven.

La iniciativa de cada padre de familia respecto a proveer este tipo de experiencias a sus hijos es de reconocerse, sin embargo no siempre son congruentes los mensajes que se mandan de parte de la familia respecto a las experiencias que se están adquiriendo y los valores que de esta se desprenden.

Es de gran importancia resaltar el valor tanto del triunfo como el de la derrota y es este el mensaje que más trabajo cuesta transmitir, pues son a veces las expectativas de los padres las que no se cumplen y es este el punto de partida para un análisis negativo y poco sustancioso respecto a la experiencia en cada actividad en particular.

En relación a una victoria es fácil identificar la experiencia y el aprendizaje que se puede obtener, pero es de la derrota de la que podrían rescatarse mayor número de enseñanzas igual o más valiosas que en un triunfo, y es aquí donde entran en juego los intereses tan particulares de los padres, que si bien existe la posibilidad de que ocurra de forma distinta, cuesta reconocer las fallas y las razones que llevaron a tal resultado. Sería más valioso un análisis detallado del proceso, un reconocimiento real de las áreas de oportunidad y declaraciones positivas respecto a la sana competencia y el valor de la participación.

Contrario a esto, es más fácil encontrar en este tipo de eventos padres de familia e incluso ya a los propios adolescentes que disminuyen el valor de un resultado si no les favorece, transmitiendo así la nula capacidad de aceptación y a la vez la afirmación de que el esfuerzo de los demás no es válido de reconocerse, desvirtuando entonces el objetivo de una competencia en términos de adquisición de valores.

Analizar entonces este tipo de conductas puede llevar a mejorar los mensajes que desde niños se transmiten a los hijos y que tarde o temprano se ven reflejados en conductas de adolescentes poco esperadas. El autoanálisis, el establecimiento de metas, el trabajo en equipo y la congruencia entre el esfuerzo y el resultado podrían ser sólo algunos de los beneficios esperados.

MONSERRAT ESTRADA SÁNCHEZ
COORDINACIÓN ASESORÍA Y PREVENCIÓN
monserrat.estrada@itesm.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.