• Regístrate
Estás leyendo: Innovación: ¿Un concepto exclusivo para el mundo de los negocios?
Comparte esta noticia
Lunes , 24.09.2018 / 03:53 Hoy

Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey

Innovación: ¿Un concepto exclusivo para el mundo de los negocios?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Cuando escuchas o ves la palabra “innovación” en algún lugar, ¿qué es lo primero que se te viene a la mente? ¿Tecnología? ¿Gadgets? ¿Inventos? ¿Aplicaciones? ¿Algo costoso? Si es así, lo más seguro es que seas parte de un grupo gigantesco de personas que piensan que la innovación es, mayoritariamente, sinónimo de grandes negocios, principalmente de tecnología.

Si estudiamos ambos conceptos, podemos observar que, de acuerdo con la Real Academia Española, la innovación, o la acción de innovar, implica la alteración de algo a través de novedades, mientras que la tecnología es un conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico. En pocas palabras, podemos entender entonces, que en la actualidad la innovación tecnológica sucede cuando un conocimiento o técnica científica se modifican y dan por resultado, en términos de negocios, un producto o servicio diferente a lo que anteriormente se conocía en el mercado.

Este precepto es el que la mayoría de la gente tiene actualmente de lo que eso significa la innovación. Sin embargo, la innovación va más allá de la modificación de un producto o servicio colocado en el mercado. Si bien es cierto que el mundo de los negocios se ha apropiado, en la mayoría de los casos, del término para fines lucrativos, debemos recordar que la innovación surgió gracias al desarrollo de las ciencias; a nuevos descubrimientos; al replanteamiento de algunos paradigmas del pensamiento humano; e incluso en el momento oportuno de algunos accidentes.

La innovación no necesariamente es sinónimo de negocios redituables o de tecnología de última generación. Es más bien la capacidad de crear algo nuevo, o de convertir lo que ya existe en algo diferente. Y lo que es mejor aún, la innovación se puede aplicar para cualquier rama, especialidad o actividad cotidiana, llámese negocios, tecnología, educación, arte o pensamiento. Como bien mencionó alguna vez el escritor inglés William Pollard “El aprendizaje y la innovación van de la mano. La arrogancia del éxito es pensar que lo que hiciste ayer será suficiente para mañana.”

Oscar A. Gómez Tello

cile.hgo@itesm.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.