• Regístrate
Estás leyendo: Por qué sí al matrimonio igualitario
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 19:46 Hoy

Género en su tinta

Por qué sí al matrimonio igualitario

Varios autores

Publicidad
Publicidad

En días pasados se promulgó el decreto que convierte en una realidad el matrimonio igualitario en Coahuila.Aquí y ahora dos hombres o dos mujeres, que lo desean, pueden entre sí contraer legítimo matrimonio.Argumentando su derecho, no se hicieron esperar opiniones disidentes de diferentes sectores sociales y políticos así como de miembros de distintas organizaciones religiosas.Efectivamente la gente es libre de levantar la voz y ventilar sus consideraciones, lo que no es justificable ética ni legalmente es el agravio y la injuria que sustentan con razonamientos ilógicosy subjetivos que sólo estánparcialmente documentados por obras no científicas o planteamientosreligiosos basados en obsoletos modelosteológicosque cada vez a menos personas lesresultancompatibles para su fe.Sí, y claro que sí al matrimonio entre personas del mismo sexo en Coahuila, pues eso nos ubica como una población que ambiciona el cumplimento cabalde los derechos humanos y garantiza, en este rubro, la igualdad derechos civiles a todas y todos los coahuilenses ya seamos homosexuales, bisexuales o heterosexuales.Claro que sí, porque ni en Coahuila ni en ninguna parte de México vamos a regirnos por las ideas fundamentalistas de unos cuantos representantes de decadentes partidos políticos a los que cada vez les resulta más difícil ocultar su doble moral.Sí, porque una sociedad en desarrollo como la nuestra, no puede dar importancia a palabrerías de organizaciones religiosas que desconociendo ciencias como la medicina y lapsicología sustentan que con el amor de Dios “curan los vicios” refiriéndose a las adicciones y la homosexualidady mucho menoses posibleconsiderar pertinentes las tibias posturas de una iglesia decadente que ha sido demandada por millones de dólares en varios lugares del mundo por pederastia y otras verdaderas perversiones de sus sacerdotes y de la cual ha sido documentado el encubrimiento de graves delitos por parte de sus altos representantes.Exponerla homofobia y el miedo a la pérdida del poder con la utilización de discursos huecos que tienen gran empuje entre la gente de bajos recursos intelectuales y poca formación académica es un acto criminal que no podemos seguir permitiendo quienes desde nuestra trinchera luchamos a diario por una sociedad libre e igualitaria.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.