• Regístrate
Estás leyendo: La realidad en el pensar entre “ser o hacer”, en el Turismo
Comparte esta noticia

Expresiones UDLAP

La realidad en el pensar entre “ser o hacer”, en el Turismo

Varios autores

Publicidad
Publicidad

El estatus, y las creencias de vencer la profesión por dominar la teoría, es la categorización social por haber tenido oportunidad de influir económica o políticamente en la aplicación y desarrollo turístico, dentro de los puestos decisivos, y donde se fue incapaz de valorar el actuar turístico y de servicio, sin categoría para reconocer su mediocridad y mostrar el miedo de perder prestigio o salir de la zona de confort.

Y este estatus se ejerce como consecuencia de la mala formación en el aula, ya que la manera limitada, teórica y/o mecánica, que muchas veces se enseña, impide encontrar empleo, desfavoreciendo a los sueños de cada uno de los estudiantes, lo cual desmoraliza a todos aquellos que se esfuerzan, a quienes creen haber recibido una buena formación para enfrentar los retos del turismo actual y sus tendencias. Es por esto que el contrato social, que las instituciones de educación superior turísticas, deben crear, son estrategias de aprendizaje que lleven al alumno a aprender que el turismo, en su fase de animación, es una estrategia que puede llevar a cabo reconciliaciones entre las diferentes expresiones que tiene la cultura, así como entre la especie humana y la naturaleza (Morfin & Santiago, 2011).

Y habrá que iniciar, marcando la diferencia, sobre todo para no caer en una más de las casi 900 instituciones académicas que ofrecen títulos universitarios relacionados con el turismo, sino buscar la vocación alternativa, la cual, se abra a mayores inquietudes; a nuevas tendencias, gustos, necesidades y segmentos; se necesita adentrarse a nuevos estilos de vida, innovar, crear y potencializar los sueños. Considero que ahora, más que nunca, podemos ofrecer metodologías del turismo alternativo, como una propuesta educativa para la formación de profesionales en el turismo social y ecológicamente responsables, ya que las crisis ambientales y sociales demandan que las actividades turísticas se conciban dentro de un contexto de responsabilidad, solidaridad, empatía y ética para que el profesional del turismo, esté capacitado para leer e interpretar la complejidad de la realidad planetaria y, de esta forma, el profesional en turismo, se involucre más en cuestiones de comunidades rurales y urbanas; de mercados, ferias, tianguis, así como de sociedades vulnerables (Morfin & Santiago, 2011).

Al respecto, CONAET (2013), recomienda licenciaturas que den respuestas a las tendencias del turismo, tales como: animador-guía de turismo rural, animador de poblados turísticos, azafata de congresos, animador urbano (fiestas urbanas), animador turístico interdisciplinario (arte, deporte, naturaleza), animador naturalista (biólogo, ecólogo, etc.), experto en desarrollo de turismo rural, experto en turismo integrado (arte, deporte, naturaleza), chef especializado en nutrición y balance de menús, técnico de turismática (informática para optimizar la gestión de sistemas integrados), experto en turismo incluyente (personas con discapacidad, turismo para todos), organizador de congresos y de recepciones, administrador de hospitales, entre varias más.

Ma. del Carmen M. Morfín H

mariac.morfin@udlap.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.