• Regístrate
Estás leyendo: Ludismo necro: aproximaciones a la criminología de la orquesta social
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 12:03 Hoy

Escuela Libre de Derecho de Puebla

Ludismo necro: aproximaciones a la criminología de la orquesta social

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Precedente

En la colonia Laderas de San Guillermo, el pasado jueves… ahí, muy cerca de los muros de la prisión de Chihuahua, el pequeño Christopher, de 6 años, fue arrastrado a una pesadilla de la que México aún no ha despertado. Dos primos y tres amigos, de 11 a 15 años, le tomaron de la mano para “jugar a secuestradores” y acabaron matándole tras una larga e indescriptible tortura…

El País, Jan Martínez Ahrens, México, mayo 20 de 2015.

Consecuente y Resultante

A la llegada de los españoles la civilización del Cem Anáhuac (lo que está rodeado de agua) ya había producido (no reproducido) lo que hoy llamamos cultura, así mismo, estaban en operación los cuatro sistemas cimientos de toda sociedad: alimentación, salud, educación y el de organización social y régimen jurídico. Todo giraba en torno a la Toltecáyotl (conjunto de conocimientos que tienen como objetivo lograr la trascendencia espiritual de la existencia, a partir de “integrar los cuatro rumbos de la vida”, es decir, lo espiritual con lo material, y lo racional con lo intuitivo (Marín Ruíz, 2009). Con un pequeño esfuerzo mnémico podemos reconsiderar seis civilizaciones de origen autónomo; es decir, que ninguna otra cultura les aportó conocimiento alguno: Egipto, Mesopotamia, China, India, Mesoamérica y la región Andina. Europa por supuesto, dependió para su desarrollo de Egipto, Mesopotamia, India y China a diferencia de Mesoamérica que alcanzó un nivel sui generis de manera independiente. Por citar algún ejemplo, la primera escuela pública nació en Italia en 1596. La educación popular en el Anáhuac (Telpochcallis, Cuicacallis y Calmécas surge 500 años A.C.).

El “intercambio cultural” con España enfatizó el utilitarismo, el pragmatismo, el individualismo, el sentido humanista –con visión europea por supuesto-, la religión antropocéntrica y la ciencia desvinculada de la sabiduría. Empero, si hacemos un análisis crítico de tal contradicción histórica podemos inclusive resolvernos como sujetos y producirnos como entes renovados, el apunte pues, solo es un factor de recapitulación para mostrar brevemente la enorme trayectoria de nuestras raíces culturales y resaltar por supuesto, la inexistencia ancestral del ludismo necro infanto-juvenil (el juego de muerte o para matar) en nuestro pueblo. Se sabe del juego de pelota (purépecha, maya y el tlachtli azteca), el patolli, temalacachtli, la caza, los “pájaros voladores”, el sacrificio gladiatorio, la “escaramuza de los xipeme y los tototectin”, “caída del Xócotl”, “escaramuza blanda” (Zonecali) y “escaramuza de zacate”, “tiro y cacería de Mixcóalt” y la “carrera de la flor”… a diferencia de los juegos europeos que se asociaban más al entretenimiento y a la diversión en Mesoamérica en cambio… “el juego tiene un fin preponderantemente sagrado y está relacionado de manera directa con la preservación de la vida humana sobre la tierra” (López Austin, 1967).

En esta dinámica de ideas la huella de los juegos necros posmodernos pudiera subsumirse desde una pequeña lógica criminológica en reproducciones de modelos patológicos transculturales y esparcidos por la tecnología y la mass media que inmiscuyen al signo social, al objeto, a los interpretantes (Peirce, 1988) y a la “orquesta social” en respuesta a políticas criminológicas puramente teóricas y débiles en su practicidad (Pamanes, 2012).

Premisa primera: juego es a habilidad como habilidad es a destreza, destreza es, a experiencia como experiencia es a pericia, pericia es a técnica como técnica es a maestría, maestría es a arte como arte es a cultura, cultura es a sociedad como sociedad es a anomia, anomia es a reproducción de los medios de producción, como reproducción es a violencia, violencia es a tortura, como tortura es a crimen, crimen es a respuesta, como respuesta es a orquesta social.

Premisa segunda: el cerebro-Estado dirige al cuerpo (como el director de la orquesta que ha muerto), el pelo-institución evade los problemas (como los violines calman las penas), la frente-contestataria queda perpleja (como el violonchelo, al amante que te deja), la cejas-familiares cubren los errores (como los timbales que usan los secuestradores), los ojos-de los diputados miran penurias (como los clarinetes dicen injurias), las pestañas-policías son celadoras (como las flautas de las pecadoras), las orejas-del Pueblo escuchan calmadas (como el triángulo de las madres abandonadas), la nariz-operada huele al muerto (como el tambor del asesino tuerto), la boca-de la tecnología dice sandeces (como la tuba reclama a veces), la lengua-burguesa se enorgullece (como el bajo...instinto que le apetece), los dientes-corruptos muerden seguros (como el arpa que hace a los delitos duros), el cuello-instinto se mueve constante (como la armónica que acuchilla elegante), el hombro-de los amigos carga una pena larga (como el oboe que en la agonía aletarga), el brazo-de la justicia es fuerte y formal (como la trompeta que da la señal), el codo-usurero se excluye (como el contrabajo del homicida que huye), el antebrazo-obrero se extiende decidido (como la guitarra del niño perdido), la muñeca-de la esquina coquetea discreta (como el saxofón llora por la banqueta), la mano-del padre agarra valiente (como la batería que roba el delincuente), los dedos-de la “banda” hacen los males (como las notas de los criminales), el estómago-campesino emite un lamento (como las cuerdas para el ahorcamiento), los genitales-de los conquistadores son excluidos (como las flautas dulces de los desposeídos), las piernas-de los medios masivos llenas de sangre (como los trombones que suenan por hambre), los pies-del peregrino caminan con calma (como las percusiones que esperan salvar el alma).

Premisa tercera: orquesta social es a asfixia lingüística como asfixia lingüística es a posmodernidad y posmodernidad es a cleptocracia criminal.

Federico Echeverría

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.