• Regístrate
Estás leyendo: El nacimiento de la ciudad de México
Comparte esta noticia
Miércoles , 21.11.2018 / 00:56 Hoy

Escuela Libre de Derecho de Puebla

El nacimiento de la ciudad de México

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Con la publicación del Decreto del presidente de la República en el Diario Oficial de la Federación el pasado 29 de enero, se puso fin a la existencia de 191 años del Distrito Federal, al aprobarse previamente en el Congreso su reforma política, para ello fueron necesarias modificaciones a 54 artículos de la Carta Magna y se derogaron dos, para darle a la capital igualdad jurídica como a las demás entidades del país y otorgarle obligaciones y facultades prerrogativas (principalmente los arts. 41, 43, 44, 122 y 124), para adecuar la naturaleza jurídica y el régimen constitucional de la naciente Ciudad de México, ahora sí de manera oficial.

La Reforma Política del Distrito Federal tiene como finalidad dar un paso decisivo en el largo e inacabado proceso de Reforma Política de la Ciudad de México, iniciado hace más de tres décadas como parte de la Reforma Política de 1977, para transformar la naturaleza jurídica de la capital de la República y dotarla de una constitución y de poderes locales en condiciones similares a las de las demás entidades federativas.

En la reforma propuesta se plantearon dos objetivos fundamentales: primero, mantener la condición de la Ciudad de México como capital de la República y sede de los poderes de la Unión, bajo una regulación constitucional más adecuada a su condición de ciudad capital y, segundo, transformar la naturaleza jurídica de la Ciudad de México para que se le reconozca como una entidad federativa integrante del Pacto Federal con todas las facultades constitucionales propias de esa calidad jurídica y dotarla de autonomía constitucional, lo que le permitiría que los capitalinos se den su propia Constitución Política y que cuenten con poderes locales facultados para ejercer el gobierno de la Ciudad, en todo lo concerniente a su régimen interior, sin la intervención de los poderes federales.

Con la finalidad de lograr la plena incorporación de la Ciudad de México al Pacto Federal, manteniendo su carácter de capital de la República y de sede de los Poderes de la Unión, la reforma propuesta pretende que la transformación del régimen constitucional de la Ciudad de México permita alcanzar tres grandes objetivos largamente buscados por sus habitantes:

a) La transformación de la naturaleza constitucional de la Ciudad de México para transitar del modelo de un "Distrito Federal" al de una "Ciudad Capital", con autonomía constitucional, en condiciones similares al resto de las entidades federativas que integran el Pacto Federal.

b) Mantener el carácter de la Ciudad de México como capital de la República y sede de los poderes de la Unión, bajo una nueva relación entre los poderes federales y los de la entidad federativa.

c) Y transformar el régimen constitucional de la Ciudad de México.

En resumen, con la reforma política que da lugar al nacimiento de la Ciudad de México, se destaca su:

1. DENOMINACIÓN.

Cambiará su nombre de Distrito Federal a Ciudad de México, se mantendrá como la capital del país.

2. REGULACIÓN.

La Ciudad de México estrenará Constitución Política, antes del 31 de enero de 2017 (unos días después, el cinco de febrero nuestra Constitución federal cumplirá cien años de promulgada), actualmente se regula por un Estatuto de Gobierno, previsto en el Art. 122 de la Constitución.

3. DELEGACIONES POLÍTICAS.

Cambian las delegaciones, se crean demarcaciones territoriales y serán encabezadas por un alcalde, esas demarcaciones territoriales tendrán sus propios cuerpos policiacos, al igual que en las alcaldías de los estados.

5. FACULTADES LEGISLATIVAS.

Cambia la ALDF por un Congreso local que tendrá la facultad de aprobar o rechazar reformas constitucionales. La asamblea constituyente estaría integrada por 100 miembros, 60 de ellos electos en comicios organizados por el Instituto Nacional Electoral (INE) para el primer domingo de junio de 2016. Los 40 restantes serían designados por senadores (14), diputados (14), el jefe de gobierno (seis) y el presidente de la República (seis).

6. AUTONOMÍA PRESUPUESTAL.

Los diputados aprobarán su presupuesto anual y la Ciudad de México lo ejercerá de manera autónoma.

7. FINANCIAMIENTO PÚBLICO.

El Gobierno Federal mantendrá la responsabilidad del financiamiento a la educación y a los servicios de salud (Esto no pasa en otros estados).

8. PODER DE NOMBRAMIENTO.

El Procurador de Justicia y jefe de Policía serán nombrados por el jefe de Gobierno y ya no por el presidente.

En la preparación del proyecto de Constitución Política del Distrito Federal se deberá evitar que la Ciudad de México y capital de la República no se convierta en "Botín Político" de los partidos políticos de siempre, y se privilegie la democracia, la transparencia y el buen funcionamiento de la Megalópolis, que tantos problemas tiene. m

JORGE JAIMES

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.