• Regístrate
Estás leyendo: Desarrollo; Experiencia Mundial en Política Cambiaria
Comparte esta noticia

Escuela Libre de Derecho de Puebla

Desarrollo; Experiencia Mundial en Política Cambiaria

Varios autores

Publicidad
Publicidad

La devaluación del peso mexicano en relación al dólar de EEUU revive el debate sobre si un peso fuerte es bueno, conveniente o no. Esto se observa y debate desde varias perspectivas, sin embrago cuando se ve la experiencia de los países más exitosos en materia de los grandes desarrollos, los que incluso se han catalogado como milagros económicos, el debate se hace más objetivo.

Lo ideal desde el punto de vista de utilizar a la política cambiaria como un instrumento para el desarrollo nacional, requiere por parte del gobierno una determinación que asegure a los empresarios mexicanos que la nuestra seguirá subvaluada por lo menos dos décadas.

La otra cara de la moneda es el sector exportador quienes ahora reciben más pesos por sus productos, mientras sus costos locales se mantienen.

Debemos comprender que antes de ser consumidores todos los mexicanos somos productores, y en ocasiones somos también exportadores, sin excepción, ya que como individuos ofrecemos como producto nuestro trabajo. Quienes demandan ese producto son las empresas, cuando estas son exportadoras también nosotros somos exportadores, para producir bienes y servicios, retribuyendo ese trabajo con un pago (salarios), lo que es un ingreso para las familias y luego tendrá la capacidad de ser consumidor. Entonces ¿qué pasa si beneficiamos a las empresas?

En consecuencia, pensar que un súper peso beneficia al consumidor y en general a la población, como muchas veces se dice, es un concepto equivocado y miope, porque en el mediano plazo serán los más afectados.

Incluso ahora con un peso débil se están dando cambios en aspectos tan importantes como la ecología, tenemos que los agricultores están optando por fertilizantes y plaguicidas naturales producidos en el país. Se ha reiniciado la utilización de los desperdicios orgánicos para la producción de fertilizantes, la famosa composta que traerá beneficios directos e indirectos al desarrollo nacional, los directos se relacionan con la baja en las importaciones de fertilizantes químicos, y entre las indirectas tenemos a las cosechas de productos orgánicos que son más saludables y que en el largo plazo traerán grandes beneficios a la sociedad mexicana. Incluso se incrementaría el valor agregado de las exportaciones agrícolas a los EU y Canadá.

MARIO VILLAR BORJA

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.