• Regístrate
Estás leyendo: Retos y fortalezas de la paradiplomacia
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 22:01 Hoy

Derechos Humanos

Retos y fortalezas de la paradiplomacia

Varios autores

Publicidad
Publicidad

La internacionalización de los gobiernos subnacionales, regionales o locales es ya a consecuencia de la globalización, imprescindible en la agenda política, económica y social de cualquier Plan de Desarrollo. El Gobierno del Estado de México, cuenta desde hace más de once años con una Coordinación de Asuntos Internacionales, en la cual he tenido el privilegio de colaborar como asesor durante los últimos dos años. Por tal motivo, me gustaría anotar algunas reflexiones sobre la "paradiplomacia", entendida en algunas palabras como el actuar de los gobiernos locales en el exterior.

Una de las fortalezas es la existencia de un enorme tejido de administraciones públicas con las cuales se pueden estrechar vínculos de cooperación internacional en cualquier ámbito, a través de acuerdos de hermanamiento, convenios, memorándums de entendimiento, cartas de intención, declaratorias conjuntas, entre otros. La protección a migrantes es una tarea fundamental de estos esfuerzos transnacionales. Además, las oportunidades de la paradiplomacia se extienden aún más con el aparecimiento los últimos años de redes de gobiernos locales. En nuestro país, el gobernador Eruviel Ávila Villegas coordina la Comisión de Asuntos Internacionales de la Conferencia Nacional de Gobernadores. De este forma, un gobierno local puede actuar como una sola unidad político administrativa, pero también representando a muchos otras dependiendo de su región.

En tanto, por su contemporaneidad aún se observan algunos retos. Los convenios de cooperación a nivel estatal en la mayoría de los países, no requieren aprobación de los congresos locales como a nivel federal lo requiere un tratado internacional, en nuestro caso del Senado de la República. En México, basta con la aprobación de la Consejería Jurídica local o el consentimiento de la SRE para pasar algún acuerdo. Este nicho jurídico puede ser resuelto, en principio, con una modificación a nivel nacional del Art. 133 constitucional, a fin de requerir la anuencia de los congresos locales para efectos de convenios estatales.

Si bien el marco legislativo actual puede resultar benéfico para agilizar acuerdos, si se usa irresponsablemente, los gobiernos locales tanto en México como en el mundo, pueden ser susceptibles a sufrir desde endeudamientos financieros, hasta ejecutar programas subnacionales de trascendencia global contrarias al propósito de sus políticas exteriores federales. Finalmente, considero que por lo menos en el Estado de México se debiera reformar la Ley Orgánica Municipal, con objeto de establecer la obligatoriedad de una Oficina de Asuntos Internacionales en municipios expulsores de migrantes.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.