• Regístrate
Estás leyendo: Derechos económicos, sociales y culturales
Comparte esta noticia
Lunes , 16.07.2018 / 14:19 Hoy

Derechos Humanos

Derechos económicos, sociales y culturales

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Los derechos económicos, sociales y culturales están constituidos por el derecho a la alimentación, la vivienda adecuada, la salud, la seguridad social, la participación en la vida cultural, al agua y saneamiento, la educación y el trabajo; su objetivo es favorecer una mejor forma de vida, así como satisfacer las necesidades básicas de las personas.

Se establecen en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en instrumentos internacionales y regionales, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, y la Declaración Americana de la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Por consiguiente, ¿una persona cómo puede exigir estos derechos? En el Estado mexicano pueden hacerse exigibles a través de los tribunales constitucionales, dentro de un sistema jurídico de control social que ejerce el Estado al crear normas e instituciones. En el sistema capitalista o liberal, el Estado vigila y dirige la política económica mediante instrumentos y directrices como las políticas: monetaria, fiscal, de comercio exterior, salarial, de empleo, de seguridad social, entre otras.

Pero, en realidad es algo muy complejo, si se considera que un sistema económico es un conjunto de estructuras, relaciones e instituciones que tienden a resolver numerosas necesidades individuales y colectivas de la sociedad, ante los limitados recursos disponibles para satisfacerlas (principio de escasez).

Así, es fundamental el control del precio de los artículos de uso básico —indispensables para la existencia del ser humano— ya que su incremento continuo deteriora el poder adquisitivo de las personas si no va acorde con el aumento al salario, y con ello se les impide invertir en actividades que les permitan tener mejores niveles de vida. Por tal motivo, el Estado no debe propiciar procesos inflacionarios que aumenten el precio de los servicios que oferta como: luz, agua, gasolina y electricidad.

Se sabe que la economía de un país mejora en la medida en que los precios se encuentran más estables y, en consecuencia, los derechos económicos y sociales se vuelven una realidad visible para sus pobladores, ya que facilitan una vida digna y se logra aspirar a más oportunidades de desarrollo.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.