• Regístrate
Estás leyendo: México, forzado a diversificar
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 12:50 Hoy

Corredor Fronterizo

México, forzado a diversificar

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Hasta ahora la postura del Gobierno mexicano frente a la renegociación del Tlcan es de no negociar las tarifas arancelarias, es decir, de mantenerlas con tasa cero. Esto resulta contradictorio si consideramos que el propósito es que los países alcancen un punto de acuerdo que les permita ganar pero también conceder. El cambio en la relación comercial de México y EU, que implicaría perder el trato preferencial, es un indicio de que para México es urgente plantear una nueva estrategia de comercio internacional donde dos objetivos deben ser fundamentales: ampliar su participación en otros mercados y diversificar sus exportaciones.

Los países, fuera de la región de Norteamérica, con los que México tiene fuertes posibilidades de éxito son China, Corea y la India. Desde 2009, las exportaciones mexicanas han tenido un crecimiento significativo, por ejemplo de 2009 a 2016, las exportaciones a Corea aumentaron 400%, a China 144% y a la India, 136%. Sin embargo, México mantiene un déficit comercial con esos países, lo que implica que sus niveles de competitividad son superiores.

Una estrategia comercial implica no solo promover cualquier producto, sino identificar la competitividad de los productos y servicios de exportación que actualmente mantienen la mayor participación en el total, ya que esto significa que cuentan con ventaja comparativa en el mercado internacional. También es necesario saber si los productos tienen demanda o son importados por los países asiáticos. En este sentido, existe evidencia de un gran número de productos de exportación mexicanos, que China, Corea y la India importan de otros países y por los cuales pagan 100 o más veces el precio al que le podrían comprar a México.

Los costos de transporte y el acceso a los mercados a través de acuerdos comerciales son prerrequisitos para diversificar las exportaciones. Aprovechando la coyuntura actual en la cual China ha implementado diferentes estrategias para fortalecer la expansión de sus exportaciones y las relaciones con otros países de Asia, resulta imperativo que México participe de manera activa en estas discusiones. Solo en este año, México comenzó la negociación para firmar un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur, a pesar de ser un mercado con el cual se mantiene un alto flujo comercial y de inversiones. También, aunque la India y México mantienen un fuerte comercio de bienes, sobre todo del sector automotriz, apenas en 2016 empezaron las negociaciones para lograr un acuerdo bilateral de libre comercio.

Antes, la clave para participar en el comercio internacional era la especialización en la producción de un número restringido de productos, ya que eso implicaba que mientras un país se especializaba en producir textiles por ejemplo, otro lo podía hacer en maquinaria. Sin embargo, la nueva composición del comercio internacional muestra que en realidad los países lo que intercambian son productos homogéneos o que pertenecen a una misma industria. Por lo tanto, aunque anteriormente la especialización era deseable, eso ha llevado a que exista una demanda muy concentrada en ciertos mercados y cualquier cambio en la demanda del país importador pone en riesgo la producción de exportaciones. Esto es un resultado evidente para el caso de México, pues la mayor parte de sus exportaciones son intraindustriales y además están destinadas principalmente a Estados Unidos. Por ello, en realidad Donald Trump podría estar haciéndonos un favor, ya que esto forzará a que México busque otros mercados y diversifique sus exportaciones. Lo cual, de lograrse, estaría ligado con mayor crecimiento y desarrollo económico.

Belem Vásquez Galán

Profesora Investigadora de El Colegio de la Frontera Norte-Monterrey

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.