• Regístrate
Estás leyendo: Cultura política en la era digital
Comparte esta noticia

Comunicar la política y algo más…

Cultura política en la era digital

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Después de haber vivido uno de los eventos políticos electorales más importantes de la reciente historia de México, por el número de votos emitidos, que de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral fueron poco más de 47 millones, podemos hacer un balance sobre los avances y retos que se perfilan a partir de dicho acontecimiento.

En primer lugar, hay que reconocer que la participación ciudadana fue sobresaliente, si bien es cierto que ésta no inicia y concluye con dichos procesos electorales, vivir esa jornada evidenció que podemos organizarnos como sociedad civil para tomar decisiones, asumiendo las responsabilidades y los compromisos que nos constituyen como ciudadanos. Fue muy estimulante ese domingo 1 de julio ver que tanto jóvenes como mayores se formaban afuera de los lugares designados para esperar la colocación y apertura de las casillas. Daba gusto ver que fueron nuestros vecinos, gente que saludamos de a diario u ocasionalmente, quienes nos recibieron, nos proporcionaron las papeletas y dirigieron a las mamparas y urnas para sufragar y expresar nuestra decisión respecto a las autoridades que presidirán tanto el gobierno federal y local por los próximos años. En segundo lugar, cabe destacar la significativa participación de los jóvenes durante la jornada, quienes emitieron su voto y fungieron como observadores ciudadanos o representantes de algún partido político.

De forma paralela, se vivió otra jornada, una virtual, la que se desarrolló en las redes sociales, y que minuto a minuto daba cuenta de los pormenores de las opiniones, puntos de vista y pareceres de sus usuarios ansiosos de generar y recibir información sobre el ejercicio del derecho al voto. Se suscitó una avalancha de selfies o autoretratos de personas sonrientes, enseñando su pulgar derecho entintado, dando cuenta del ejercicio del derecho a ejercer el sufragio; otros más reportaban sucesos o incidentes que merecían, desde su punto de vista, tenerse en cuenta, como incidentes o irregularidades en el proceso. Surgió así la figura del ciudadano vigilante y reportero, que desde el ciberespacio ejerció otra forma de la cultura política y participación ciudadana, una que corresponde con la era de la sociedad del conocimiento y la información.

Es en este espacio de lo virtual en el que precisamente todavía hay mucho que madurar, pues no hemos llegado como sociedad a construir un espacio de diálogo y debate de las ideas, pues al mismo tiempo que se daba cuenta del ejercicio del derecho a votar, se denigraba y denostaba al otro, al que no piensa como nosotros. 

ALEJANDRO GEORGE

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.