• Regístrate
Estás leyendo: ¿Cómo nos manipulan? ¿Cómo podemos evitarlo?
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 11:21 Hoy

Comunicar la política y algo más…

¿Cómo nos manipulan? ¿Cómo podemos evitarlo?

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Hay varias estrategias de manipulación. Se ha escrito mucho sobre ellas. Manipular es en sentido estricto operar, manejar. Cómo un médico que opera con un bisturí, esa herramienta se puede usar para el bien, o para el mal. Más importante que saber cómo nos controlan, debemos preguntarnos ¿quién está detrás de los medios de comunicación, y con qué fines? ¿Buscan diseccionar los hechos para extirpar el cáncer de la ignorancia y la parcialidad? ¿O buscan utilizar la (des)información como bisturí para hacernos una lobotomía?

La manipulación se ejerce siempre “con las mejores intenciones”. Por ejemplo, el principio de simplificación y del enemigo único, de Joseph Goebbels, se basa en reducir un escenario político con varias opciones políticas -como se supone, debe ser en las democracias- a dos categorías. En el caso de las elecciones pasadas, ¿cómo agrupamos a los diversos candidatos en un mismo saco? Es más ¿por qué no hacemos extensiva esa clasificación, para que todos los que opinen distinto entren también en esa categoría? Mientras más abstracta y más figurativa, más eficaz. Esa categoría es la “mafia del poder”. Todos los que expresaran algo en contra de AMLO, eran automáticamente la mafia del poder. Y aplica a la inversa también, ¿quiénes integran la otra parte, además de AMLO? La Esperanza de México, Morena, el pueblo.

Y qué decir del principio de orquestación, también de Goebbels, “la propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentadas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto”. Disciplina del mensaje, dirían los asesores políticos. Redundancia, diría la teoría de la información. Lo cierto es que AMLO consiguió un núcleo ideológico fácil de entender, de repetir, breve, y con el cual identificarse: mafia del poder, acabar con la corrupción, vender el avión presidencial, gobierno austero.

Aún si descubrimos a los manipuladores y se revelaran sus intenciones, hay una pregunta aún más relevante ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo evitar ser manipulados? Hay una anécdota interesante al respecto. En los años 30 en Estados Unidos, una transmisión de radio con formato noticioso adaptó un fragmento del libro de H.G. Wells “La guerra de dos mundos”, y muchos radioescuchas de la época fueron “manipulados”, creyendo en la invasión extraterrestre. Una investigación posterior analizó la composición de la audiencia, descubriendo lo siguiente: a menor madurez mental (edad), a menor nivel de ingresos (pobreza) y a menor formación profesional (educación) más manipulable la audiencia. Esto debe hacernos reflexionar sobre México. Compuesto en un 43.6 por ciento por personas pobres, más de la mitad de la población menor de 25 años a penas con educación secundaria, y con 65.2 millones de personas menores de 29 años, la solución es clara: invertir en educación, incrementar el nivel de vida, enfocarse en los jóvenes. No espere a ningún gobierno, partido o color. Tome el control. Leer es mejor que ver televisión. Trabajar es mejor que esperar asistencialismo. Tomar decisiones maduras a edad temprana es mejor que tomar cervezas y otras evasiones publicitarias (la más lucrativa, el futbol).

GERMÁN CRUZ

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.