• Regístrate
Estás leyendo: Sueños que se alcanzan con becas Conacyt
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 05:05 Hoy

Ciencia Y tecnología

Sueños que se alcanzan con becas Conacyt

Varios autores

Publicidad
Publicidad

No hay sueños imposibles, solo personas que no se atreven. Con esta frase me gustaría comenzar compartiendo mi historia de cómo logré concretar estudiar una maestría en el extranjero. Mi nombre es Aland Yarden Escudero Ornelas, nacido en Pachuca, Hidalgo. Puedo decir que este logro no es solo mío, sino es resultado del trabajo en equipo de mis padres y mi hermano. Decidí estudiar la carrera de ingeniería industrial en el Tecnológico de Pachuca.

Al concluir mi carrera tuve la oportunidad de incursionar en la rama automotriz en Querétaro y después en la industria del vidrio. Mientras trabajaba en esta última empresa me enteré de una convocatoria para estudiar una maestría y a pesar de que obtuve segundo lugar a nivel nacional no se concretó nada. Esa beca nunca llegó y yo ya había renunciado a mi trabajo. Decidí aprender de mis errores y empezar un negocio propio sin embargo ,por una enfermedad tuve que cerrarlo y todo parecía estar en mi contra.

Analizando mi situación y las ganas que tenia de estudiar la maestria recordé que un maestro de japonés el cual nos había recomendado participar por una beca Conacyt para el extranjero. En ese momento llamé a las oficinas y justamente habían cerrado las convocatorias. No dejé que eso me afectara y le pedí al encargado que me proporcionara los requisitos que eran necesarios para participar porque el año que seguía yo me iba a ganar una beca.

Entre los requisitos estaban obtener un certificado de TOEFL y la aceptación de una universidad entre las 200 mejores del ranking mundial. El tema de la maestría ya lo tenía definido, era acerca de manufactura ya que era en lo que tenía experiencia y me apasionaba. Así que busqué los programas y comencé a pedir información y a mandar mis papeles. Me encontré con varias dificultades como la traducción oficial de mi título y calificaciones por un perito traductor, mandar cartas de recomendación en inglés, entre otras más. Todos estos trámites los hice junto a mi hermano que tenía la misma carrera que yo y nuestra primera opción era ir Australia.

Siempre he tenido la mentalidad de analizar todas las opciones posibles y asistí a una última feria Conacyt que se realizó en Pachuca antes que se cerrara la convocatoria. Sin saber, también contaba con la oferta internacional, donde las principales universidades eran inglesas. Me acerque a los stands y les pregunté universidad por universidad que maestrías tenían. Cuando llegué al stand de la Universidad de Warwick la encargada llamada Cathy Fawcett me preguntó que para cuándo me gustaría ir a estudiar y yo le respondí que para ese mismo año. Ella me contestó que eso sería muy difícil ya que tendría que haber tenido varios documentos listos para llevar el proceso. Por curiosidad le pregunté cuáles eran y eran los que yo ya había obtenido para la aplicación a la universidad de Australia. Fui directamente a mi casa por los documentos y comencé mi proceso con Warwick. Al final ya casi cerca de la fecha para aplicar para la beca ambas universidades nos aceptaron a mi hermano y a mí. Finalmente decidimos por UK ya que la maestría tiene duración de un año mientras que la de Australia era de dos años. Además, Warwick estaba en el número cincuenta a nivel mundial.

Aland Yarden Escudero

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.