• Regístrate
Estás leyendo: Las apariencias engañan
Comparte esta noticia
Sábado , 26.05.2018 / 19:32 Hoy

Ando moreleando

Las apariencias engañan

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Cuando el telón del circo accidentalmente se cae en medio intermedio, la realidad sale a la luz. El mago queda expuesto de su mentira y no hay nada que pueda hacer para probar su inocencia.

Las apariencias engañan, y la mayoría de las veces la gente vive toda una vida para alimentar esa fachada a como dé lugar. La imagen de nosotros mismos ante la sociedad se vuelve lo más importante, sin importarnos quienes somos, y la estamos alimentando constantemente, día a día, desde cómo nos vestimos, con quien salimos, en que trabajamos, que leemos, de que hablamos.

Eso crea una falsa idea de alguien que no existe y que no somos nosotros, sino un ente creado por nosotros para dar una cara a los otros de quienes quisiéramos ser. Cuando alguien quiere indagar más y cuestionar esa imagen, reaccionamos con enojo, indignación, vergüenza etc...

Le llamamos que tenemos dignidad a la hora de defendernos pero en realidad es el orgullo el que usamos para defender esa representación, y nunca enseñar quien realmente somos.

Siempre que usamos el orgullo o estamos siendo “orgullosos” estamos protegiendo algo que no existe, y en este caso es nuestra proyección creada.

Todos lo hacemos de alguna manera, ya sea que quiera mostrar que soy muy inteligente (me pongo a leer mucho, estudiar maestrías, hablar con elocuencia), que soy fuerte/rudo (me pongo a darle al gimnasio, no me quejo de nada, ni muestro mis emociones, recurro a los golpes constantemente) o que soy muy buena persona (ayudando a los demás, me visto como padrecito, etc… todas son formas de querer e mostrar algo y el gran problema es que no estamos conscientes en lo absoluto de que estamos haciendo este patrón, en efecto ESTAMOS CONFUNDIOS CON ESTA PANTALLA DE NOSOTROS MISMOS.

Nosotros no somos lo que hacemos, no somos nuestro título, ¡no somos nuestra imagen! Siendo esto verdad, el intercambio interpersonal que tenemos es en su mayoría falso, aunque no podría decir que es una mentira, ya que no es malintencionada (a veces), sino que es por ignorancia o miedo.

Alguien me vende su carta de representación y yo le vendo la mía.

¿Creen que nuestros candidatos ya están muy elevados y rompieron con este patrón y están en la transparencia total? ¿Cómo creen que esto afecte nuestra percepción y toma de decisiones para un mejor gobernante? A pensarle amigos, bonito fin de semana.


@gustavoaizcorbe, aizguz @MoreleandoTRC

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.