• Regístrate
Estás leyendo: La calle [in]completa y la [des]urbanización
Comparte esta noticia
Martes , 14.08.2018 / 01:48 Hoy

Ando moreleando

La calle [in]completa y la [des]urbanización

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Desde hace ya algunos meses se ha estado escuchando y leyendo en diferentes medios de comunicación locales un proyecto que el IMPLAN ha impulsado, se trata del concepto de «calle completa». Esta idea, que no es nueva, busca generar calles inclusivas y democráticas a partir de asignar espacios de circulación definidos a personas con discapacidad, peatones, ciclistas, coches y transporte público, además de generar áreas que pudieran ser utilizadas para la convivencia.

La idea suena muy bien si consideramos que hemos vivido por décadas sometidos por lo que Debord define como la «dictadura del coche» y nos encontramos sumergidos en un déficit de espacio público entendido en su sentido más humano y no solo como concepto político.

Como era de esperarse, la idea de llevar a la práctica este concepto que busca humanizar a las ciudades no proviene de la mente brillante de algún funcionario de gobierno sino de la iniciativa de algún arquitecto que con la mejor de las intenciones involucró al Instituto municipal de planeación y este a su vez, gestionó ante el gobierno municipal se destinaran recursos para la construcción de una calle «piloto» que servirá como prueba en la [no]ciudad y a partir de ello replicar la experiencia en otras calles más; y aquí viene lo interesante:

La arteria que se utilizará como ejemplo será la calzada «Maria Montessori» que en algún punto cambia de nombre a bulevar «el tajito».

Me parece cuestionable el pretender hacer este primer experimento en un sector suburbano que además ha privilegiado la construcción de ghettos que se niegan a la vida urbana y que además, el transitar por esa calle nos permite recorrer en menos de dos kilómetros casi todos los estratos socioeconómicos de nuestra querida ciudad, pasando por el ejido «la Unión» y terminando en el fraccionamiento cerrado con el metro cuadrado a la venta más costoso de la laguna.

La supuesta «calle completa» pretende unir pues a todos estos sectores de manera armónica y democrática lo cual en teoría, insisto, suena bien solo si éstas ocurrencias que se cocinan en la mente de unos cuantos se socializaran y a partir de estudios socioeconómicos pudieran responder de forma cuando menos digna al entorno en el que se emplazan.

Esperemos pues el resultado de este «experimento» en un ambiente controlado y que articulará humildes casas de adobe con desconfiadas bardas de sillar y casetas de vigilancia.


@jorgeruvao

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.