• Regístrate
Estás leyendo: Entre el Déja Vu Electoral y la Planilla Preparatoriana
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 05:42 Hoy

Ando moreleando

Entre el Déja Vu Electoral y la Planilla Preparatoriana

Varios autores

Publicidad
Publicidad

Cuando entré a la preparatoria, al cabo dos meses, mi salón me eligió como candidata a reina de la “Novatada de la Luzac”. Supongo que me eligieron porque era desmadrosilla pero con buenas calificaciones, es decir, no discriminaba. Tanto me juntaba con los chicos malos a echar relajo, como me aplicaba para hacer los trabajos con los nerd’s.

Y me novatée. El tema de ser candidata (evento organizado por las alumnas y alumnos de Tercer grado de Prepa con quienes yo colaboraba y socializaba), era que salieras a invitar a los demás grados, simpatizar, que te conocieran, y obvio convencerlos a que votaran por ti nomás porque sí. ¡Dios! Caí en la pura farándula.

Luego, me novatearon. Resulta que gané, pero alteraron el resultado y le dieron el premio a otra chica quien supuestamente me “ganó por sólo un voto”. ¿Razón? Me hice novia de uno de los chicos de tercero de prepa, ex-novio de una de las chicas que organizaba la novatada. Yo era adolescente y me desanimó el saber que algo tan sencillo y divertido, podía caer en las envidias y celos.

Pero atando cabos… actualmente me planteo: ¿Fue culpa de la ex-novia y sus amigas que yo no ganara? No. Es consecuencia de un sistema estructural, económico y político que se mete hasta las venas de nuestra educación (formal e informal) a todos los niveles, y va deformando y definiendo el pensamiento hacia una estrategia ególatra y de competencia, dividiendo a la sociedad en colores electorales, cuya función es, una vez en el gobierno, mantener un legado de pobres que asegurarán el voto, alimentándolos de apatía y miedo ante el cinismo y represión de esos “ mismos ganadores”, en quienes confían y en quienes depositan su destino cuando asisten una vez cada tres, cuatro, seis años a rayar una boleta.

Y no sólo me refiero a pobres marginados de derechos y servicios básicos, sino también a los pobres de conciencia y por qué no decirlo: de corazón. Obvio cuando estás en prepa, es una novatada a pequeña escala y de alguna manera “inocente”.

Pero en nuestro caso, como distintas generaciones “maduras” que hemos padecido el vicio electoral, ya estamos más que graduados en maestrías y doctorados de crisis sexenales, corrupción descarada, cinismo partidario, fraude electoral, represión sin injusticia, ausentismo y negligencia gubernamental.

Y tal como me sucedió esa novatada a mis 16 años, no esperen algo diferente al actual sistema político electorero. Votar por cualquier candidato, es votar por el mismo sistema. Un sistema que nos ha educado en el sensacionalismo pero del que definitivamente ya no podemos ser novateados en este eterno Déja Vu Electoral.


#andomoreleando

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.