• Regístrate
Estás leyendo: La patrona de las canciones de amor
Comparte esta noticia

Guanajuarte

La patrona de las canciones de amor

Valeria Carrillo

Publicidad
Publicidad

Dispuesta a demostrar al mundo el amor que una mujer desborda por la vida, el género masculino e incluso por la idea de enamorarse, María Grever cambió las reglas del juego en las composiciones de las canciones románticas, pues tradicionalmente eran los hombres quienes profesaban este sentimiento con la música.

María Grever ha pasado a la historia del arte como la primera compositora mexicana reconocida a nivel internacional por su estilo musical donde los versos de sus canciones están llenos de romance, deseo y pasión, pero debo admitir que existe algo interesante en el arte de María Grever, un elemento que trasciende en todas sus obras, incluso más que el amor, se trata de la elegancia, pues no importa quién sea el intérprete de sus canciones, el público siempre escuchará una fina composición.

Digo esto, porque sus canciones han sido grabadas por cantantes como Ray Conniff, Libertad Lamarque, Rod Stewart, Plácido Domingo, Alfonso Ortiz Tirado, Barry Manilow, Luis Miguel, José Carreras y Javier Solís, sólo por mencionar algunos nombres de los grandes artistas que dieron voz a las canciones de la compositora leonesa.

María Joaquina de la Portilla Torres recibió lecciones de música desde los seis años de edad cuando vivió en Sevilla, España, tierra natal de su padre. Durante su estancia en Europa recibió lecciones de piano, inglés, francés e italiano, lugar donde una de las figuras importantes en su formación musical fue el reconocido compositor francés Claude Debussy.

A los 22 años de edad contrajo matrimonio con León Augusto Grever y ambos se establecieron en la Ciudad de México por un tiempo, pues decidieron mudarse a Nueva York en 1916 debido a las revueltas ocasionadas por la Revolución Mexicana.

En esta ciudad, es donde comienza a cantar logrando grabar dos discos, también es aquí, donde consigue introducirse en la industria del cine, pues su talento artístico la llevó a musicalizar varias películas de las industrias Paramount y 20th Century Fox, hasta que en el año de 1920 se anima a componer sus propias canciones, consiguiendo el éxito con su emblemática obra Júrame interpretada por el tenor mexicano José Mojica.

No me creo una gran conocedora de la Madrona de la canción, como se le llegó a conocer, pero sí me considero amante de su arte, y aunque no haya memorizado la letra de las más de 800 canciones que nos dejó la compositora, sé muy bien que sus versos no decepcionarán a aquellos que buscan escuchar sobre el amor.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.