• Regístrate
Estás leyendo: Los cien años de José Luis Martínez
Comparte esta noticia
Sábado , 21.07.2018 / 21:13 Hoy

Los cien años de José Luis Martínez

Publicidad
Publicidad

Un día como hoy pero de 1918 nació en Atoyac, Jalisco, José Luis Martínez Rodríguez, quien falleció en la Ciudad de México 89 años después, luego de haber cumplido encomiendas que le valieron de forma plena los títulos de escritor, ensayista, crítico, historiador, editor, académico, promotor cultural y diplomático. Fue miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, de la que estuvo a cargo de 1980 al 2002, y de la Academia Mexicana de la Historia y recibió, entre muchos reconocimientos, el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Su legado a la posteridad no fue sólo una copiosa colección de textos, algunos imprescindibles para entender la esencia de nuestra cultura, sino, además, el rescate del máximo esfuerzo editorial que ha encabezado el Estado mexicano, el Fondo de Cultura Económica, que él dirigió entre 1976 y 82, cuando muchos pensaban que su extinción era inexorable.

Su formación y carrera la hizo en la capital de la república donde se fogueó en el quehacer literario y en la docencia, figurando en esa rara pléyade de jaliscienses: Antonio Gómez Robledo, Juan Rulfo, Juan José Arreola y Antonio Alatorre, descollando él como representante supremo del humanismo mexicano gracias a la feliz síntesis que pudo hacer del liberalismo decimonónico y de la cultura católica.

Desde muy joven tuvo cargos de responsabilidad mayúscula y su vida pública fue de lo más extensa, que pasó de la Secretaria de Educación Pública a la Cámara de Diputados de Jalisco, del Servicio de Relaciones Exteriores al Instituto Nacional de Bellas Artes, de representante ante la Unesco en París a los Talleres Gráficos de la Nación.

Empero, dijimos, su labor como Director del Fondo de Cultura Económica Gestión como director del Fondo de Cultura del permitió no sólo evitar el naufragio de esa institución, sino sanear sus finanzas y echar bases tan sólidas que siguen inconmovibles. Publicó en su tiempo –y creemos que leyó– más de 700 nuevos títulos nuevos, rescató en ediciones facsimilares las revistas literarias mexicanas de la primera mitad del siglo XX y reeditó más de mil obras fundamentales o muy importantes para la cultura en México.

Bibliófilo a más no poder, su pasión la extendió con proyectos editoriales que harán de la cadena del libro un empeño como no se veía desde los tiempos de José Vasconcelos al frente de la Secretaría de Educación, y que pudieron gestarse durante su gestión ante el FCE y llevarse a cabo una vez concluida, como fue la colección Lecturas Mexicanas, proyecto de Jaime García Terrés, Jorge Farías y Felipe Garrido, consistente en la publicación de cien títulos de temas de índole histórica, social, literaria y cultural, que tuvieron tirajes de 90 a 50 mil ejemplares con precios accesibles a cualquier bolsillo.

Aunque la talla colosal de don José Luis, “curador de las letras mexicanas”, a decir de Gabriel Zaid, merece en Jalisco un lugar supremo, que perpetúe su nombre la mejor librería que hay en Guadalajara nos es honroso.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.